Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cosidó desvela que hay 42 detenidos por estafar más de 1,8 millones con el 'fraude al CEO'

Bromea con que el ingenio de la Policía al poner nombres a las operaciones es "inabordable"
El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha desvelado este jueves que la Policía Nacional ha detenido a 42 personas que formaban parte de una red dedicada a obtener las claves del correo electrónico de responsables de empresas para suplantar su identidad y efectuar transferencias, que oscilaron entre los 20.000 y los 1,8 millones de euros, una modalidad denominada "la estafa del CEO o el fraude al CEO".
Cosidó ha aprovechado su intervención en la jornada 'Fraude y Corrupción ¿la opción fácil para el crecimiento?', organizada por la consultora EY, para dar los detalles de la operación desplegada por la Policía Nacional contra una red que defraudó una media de 600.000 euros y que disponía de ramificaciones en España, Reino Unido y Nigeria, a donde se enviaba el dinero.
El operativo, en el que se han bloqueado cien cuentas bancarias, comenzó a raíz de una denuncia presentada en 2014 en torno a una organización dedicada a conseguir las claves del correo electrónico, "hacer un estudio de la víctima" y suplantar su identidad para generar un traspaso de dinero o modificar la cuenta en caso de detectar alguna operación en curso.
Los miembros de la red, que trataban de estafar también a los contactos que cada afectado tuviera en su correo, contaban con una red de medianos empresarios dedicados a blanquear los fondos a cambio de comisiones y un grupo de facilitadores, cuyo líder tenía un locutorio, que enviaban el dinero en efectivo a Nigeria escondiéndolo en sus cuerpos o equipaje.
El director general de la Policía ha comenzado su intervención destacando que el "ingenio" de la Policía para poner nombres a las operaciones es "inabordable" y ha bromeado con que la delincuencia, es como la energía, "no se crea ni se destruye solo se transforma".