Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cospedal alerta de que el populismo y la radicalidad se está "apropiando" del "mensaje femenino"

La presidenta del Partido Popular de Castilla-La Mancha y secretaria general de esta formación a nivel nacional, María Dolores Cospedal, ha alertado este viernes de que la "política de la demagogia, el populismo y la radicalidad" se está "apropiando del mensaje femenino".
En la clausura de las jornadas 'La mujer frente al futuro. Nuevos temas políticos en relación con la mujer en España y en Europa', celebrado en la sede del Parlamento Europeo en Madrid, Cospedal ha lamentado que en la actualidad se esté "queriendo trastocar y cambiar el concepto de la actividad política" para convertirlo en un "espectáculo mediático, en una actividad, a veces, televisiva, a veces, en las redes; donde la forma, el gesto tiene más importancia y es más trascendente que el contenido".
En este sentido, ha avisado que la "política de la demagogia" que, según ella, es utilizada por los populismo y los radicalismos de izquierda y de extrema derecha "perjudica a los más débiles". "No dejemos que la política de la demagogia, el populismo y la radicalidad se apropie del mensaje femenino", ha solicitado.
LA MUJER NO ES UN "BLOQUE ENCERRADO Y COMPACTO"
Además, durante su intervención, ha reflexionado sobre el "avance" que ha hecho la Unión Europea, y en concreto el PP _tanto a nivel nacional como en Europa_, en relación a la política de mujer. De hecho, ha dicho que el sexo femenino no se puede entender como "un bloque encerrado y compacto", por que cada mujer es "distinta".
Aun así, ha hecho hincapié en que todavía hay que "perseverar" en esta tarea y trabajar en conseguir varios objetivos: reducción de la brecha salarial, equiparar las pensiones y una "auténtica reivindicación de la posición de la mujer en los órganos de toma de decisión". "Para eso tenemos que feminizarlo todo: horarios, jornadas laborales, hasta la forma de trabajar", ha añadido.
En esta línea, ha apostado por abandonar "los roles masculinos", ya que las mujeres no tienen por qué tener "las mismas características ni valores ni dones que los hombres a la hora de realizar bien una actividad dura, arriesgada y competitiva como puede ser la política".