Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Costa reta a Rajoy a que abra una investigación interna sobre él

Ricardo Costa se ha negado a dimitir porque algunos pretendan hacer del secretario general del PP "un chivo expiatorio o cabeza de truco". Pero aceptará su cese, si así lo decide esta tarde el Comité Ejecutivo Regional, porque siempre ha aceptado "las directrices" del PP.
Y eso es lo ha hecho cuando ha contratado determinados servicios de determinadas empresas de la trama de Francisco Correa. En la lectura de su comunicado, Costa ha asegurado que nuca la dirección del partido le pidió que cortara con Orange Market. Ha dicho que ha actuado de acuerdo con los principios de su grupo y que ha antepuesto a su presidente regional, Francisco Camps, y al líder Mariano Rajoy.
Ha afirmado que nadie le ha llamado desde Génova para pedirle explicaciones. Aún así espera que defiendan su honor y su imagen desde la sede nacional del partido. Ha puesto sus rentas y movimientos bancarios a disposición del partido y ha instado a Rajoy a que abra una investigación interna sobre su persona.
Y todo unas horas antes de que la reunión Ejecutiva decida qué hacer con el todavía secretario general del PPCV y su portavoz en el Parlamento regional y después de que haya permanecido todo el puente del Pilar de viaje privado. Desde el viernes en los actos del Día de la Comunitat los rumores sobre su "cese temporal" han sido continuos.
Es más, un amigo suyo, Esteban González-Pons dijo que la fiesta terminaba a las cuatro. Hoy Costa le ha lanzado un mensaje: "La fiesta continúa siempre que haya quien defienda las ideas del partido".
Costa ha aseverado que se ha pagado sus trajes y su coche y ha explicado que el reloj que aparece en las conversaciones del sumario se lo ha regalado un compañero de partido. Además, ha dicho que no le consta que ninguna de las personas que ha trabajado con él hayan actuado erróneamente, pero que se responsabiliza políticamente de todos.
El secretario general de los populares valencianos ha pedido disculpas a los militantes de su partido y ha dicho sentirse avergonzado de las conversaciones que ha leído transcritas en la prensa. Se ha excusado al decir que no sabía que Pablo Crespo y Álvaro Pérez pertenecían a una red corrupta.
Su presidente regional, Francisco Camps, al que Costa siempre ha antepuesto, no ha querido pronunciarse sobre sus palabras. Previsiblemente, sí tomará una decisión en la Ejecutiva de esta tarde.