Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cotino presenta su dimisión a la Presidencia de las Cortes valencianas

Juan Cotino, Presidente de las Cortes Valencianas,Efe

El presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, ha presentado su renuncia oficial al cargo. De esta forma, Cotino ha puesto fin a cuatro décadas de vida política --durante los cuales ha desempeñado cargos de relevancia tanto en el panorama autonómico como nacional-- en los que ha defendido que le ha movido el interés por "trabajar por el bien común". Sin embargo, en los últimos tiempos -señalado por la Gürtel y por la polémica en torno al viaje del Papa Benedicto XVI a Valencia- ha pedido perdón si ha ofendido a alguien.

Juan Cotino ha comunicado su decisión a la Mesa y a uno de los letrados de la Cámara y en su nombre ha presentado el escrito por registro oficial a las 12.07 horas.
El hasta hoy presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, ha puesto fin a cuatro décadas de vida política --durante los cuales ha desempeñado cargos de relevancia tanto en el panorama autonómico como nacional-- defendiendo que en su trayectoria le ha movido el interés por "trabajar por el bien común" y pidiendo perdón si a lo largo de estas cuatro décadas ha ofendido a alguien.
"Hace 40 años llegué a la política para defender unos ideales y tomé la firme decisión de trabajar por el bien común de la sociedad (...). Durante estos años, estoy seguro de que en más de una ocasión habré tomado decisiones equivocadas e, incluso, he podido ofender a algunas de las personas que han colaborado conmigo. Les pido perdón de todo corazón", dice Cotino en el escrito en el que detalla los motivos de su dimisión, firmado el '9 de octubre. Dia de la Comunitat Valenciana'.
A unos meses de cumplir la edad de jubilación, el presidente del parlamento valenciano decide dejar este cargo institucional al que accedió tras las elecciones del 22 de mayo de 2011, y en el ya permanecía sin atención exclusiva, dedicado como estaba a sus plantaciones de caqui.
El empresario y político nació en Xirivella (Valencia) en enero de 1950. Desde su tierra fue creciendo en estas dos facetas, ya que realizó tareas de gestión de la Cámara Agraria local y provincial, e impulsó la creación del Sindicato de Jóvenes Agricultores así como, posteriormente, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA). En el apartado de la gestión pública, Cotino fue uno de los fundadores de la UCD en la Comunitat y fue concejal de esta formación en su Xirivella natal.
El salto de división en política lo logra previo paso por el Ayuntamiento de Valencia, como concejal de Policía Local, de la mano de la alcaldesa, Rita Barberá, en 1991. En 1996, el ministro 'popular' del Interior Jaime Mayor Oreja se fija en él para dirigir la Policía. Así, mantiene la dirección general de la Policía hasta 2002, cuando fue nombrado delegado del Gobierno en la Comunitat.
Con la derrota del PP en las elecciones generales de 2004, Cotino da el paso a la política regional, acompañando al expresidente de la Generalitat Francisco Camps, quien le nombra conseller de Agricultura, Pesca y Alimentación. Dentro del Consell va ganando peso específico y Camps crea una vicepresidencia dedicada al área de Bienestar Social y le da esa Conselleria. Posteriormente, en 2009 se hace con la cartera de Territorio y Medio Ambiente.
Tras esta carrera repleta de cargos públicos, Juan Cotino, desembarca en 2011 en la presidencia de la cámara autonómica, puesto que le señala como la segunda autoridad de la Comunitat. Empieza también en esa época informaciones que le vinculan a diversas investigaciones policiales y es señalado por los partidos de la oposición, como uno de los "conseguidores" de la trama Gürtel.
Así, el nombre de Juan Cotino ha salido a relucir en la pieza 4 del 'caso Gürtel' que se instruye en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), en la que se investiga un presunto acercamiento previo por parte de Orange Market S.L. a Radio Televisión Valenciana (RTVV) para contrataciones con motivo del acto de la visita del Papa a Valencia.
En concreto, un informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef), incorporado hace unos meses a esta pieza, señalaba que Cotino era el "elemento nuclear" en la organización de la visita del papa Benedicto XVI a Valencia, celebrada en el V Encuentro Mundial de las Familias. También considera que era el "responsable último" en la toma de decisiones.
Sobre este asunto, por el que no se encuentra imputado, la respuesta de Cotino fue que en la visita papal colaboró como "voluntario" pero que ni tomó "ninguna decisión" ni adjudicó "nada".
También este verano, el nombre de Juan Cotino apareció relacionado con otra causa judicial por corrupción, en esta ocasión en el llamado 'caso Brugal', debido a una serie de conversaciones grabadas entre su sobrino, Vicente Cotino, y el empresario alicantino Enrique Ortiz. Al respecto, Juan Cotino defendió en reiteradas ocasiones que "nunca" ha favorecido a "ninguna empresa de ningún tipo" y que ninguna empresa relacionada con su familia se ha presentado a ninguna adjudicación relacionada con su cargo.
También dijo entonces que no tenía previsto dimitir por ello y que presentaría su renuncia "el día y la hora" en la que lo tenía previsto "desde hace mucho tiempo" en referencia la jubilación.
No obstante, Cotino se despidió de sus compañeros de partido con un discurso en el Comité Ejecutivo Regional el día de antes de la celebración del 9 d'Octubre, en el que repasaba su trayectoria y repartió agradecimientos para Barberá, Camps y Mayor Oreja. Además, fiel a sus pensamientos, alertó del peligro que puede suponer para la Comunitat la "tenaza independentista" con la entrada en el Gobierno de partidos de la izquierda coaligados con procatalanistas.
Cotino se ha caracterizado por defender sus valores religiosos y, en su blog personal, destaca un apartado dedicado al 'humanismo cristiano'. De hecho, fue muy comentado el momento que, el día que juró su cargo como presidente de las Cortes valencianas, instaló un crucifijo en la Mesa que preside el hemiciclo.
También ha tenido sus más y sus menos con algunos diputados de la oposición, especialmente con la portavoz adjunta de Compromís, Mònica Oltra. Con ella se produjo el capítulo en el que la parlamentaria se negó a abandonar la Cámara tras ser llamada al orden en tres ocasiones.
Además, han sido notables las ausencias del pleno en los puntos en los que la oposición proponía para debate asuntos relacionados con las causas del accidente de metro, la visita del Papa a Valencia, o con las residencias de su familia.