Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Críticas a la defensa de Ibarretxe tras el inicio del juicio

Ibarretxe, Patxi López y Rodolfo Ares, en la primera sesión del juicio. Foto: EFEtelecinco.es
Un día después del inicio del juicio al lehendakari Juan José Ibarretxe y a los dirigentes del PSE Patxi López y Rodolfo Ares, además de a cinco miembros de la mesa de Batasuna, por las reuniones mantenidas se han sucedido las reacciones políticas ante la petición de la defensa de Ibarretxe de continuación del juicio. El ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi considera que el juicio es "un ajuste cuentas al último proceso negociador".
En una comparecencia ante los medios en Bilbao, Otegi ha considerado que el cambio de estrategia de la defensa del lehendakari, que el jueves reclamó que se celebrara el juicio mientras que el resto de defensas pidieron el sobreseimiento, puede obedecer al interés del propio Ibarretxe de "demostrar que lo que había hecho no era delito", al entender que el objetivo del procesamiento es "erosionar" la figura política que representa.
Pero "no estamos ante un juicio que se desarrolle en términos jurídicos", ha alertado Otegi, sino que "se trata de un intento de ajuste de cuentas al último proceso de negociación y, fundamentalmente, a la izquierda abertzale". Ha afirmado que "cuando se inició aquel último intento negociador para buscar una salida pacífica y democrática del conflicto hubo numerosas asociaciones, partidos y parte de la judicatura que intentaron torpedearlo".Así, Otegi ha considerado que lo que se vio en el inicio del juicio "fue un episodio más de una estrategia determinada" para impedir la negociación política.
El PSE cree que con la petición del lehendakari de que siga el juicio contra él y los dirigentes socialistas por reunirse con Batasuna Ibarretxe quiere "tapar con una imagen victimista su caída de popularidad". El secretario general del PSE de Alava, Txarli Prieto, ha explicado la posición de su partido tras la primera sesión del juicio, opinando que la vista debería concluir el lunes, debido a que "la acusación se ha quedado sin pruebas".
El dirigente socialista ha criticado el cambio de posición de la defensa del lehendakari, que de pedir la suspensión del juicio pasó ayer a solicitar que se celebre hasta el final. Para Prieto, esta petición de que continúe el juicio confirma que el lehendakari "desea el victimismo y el ruido, una de las características de su comportamiento político. Ibarretxe quiere tapar con esta imagen victimista su cadena de fracasos políticos y su caída de popularidad".
Por su parte, el portavoz del PP del País Vasco, Leopoldo Barreda, ha subrayado que el juicio es consecuencia del "gravísimo error político que supuso negociar con ETA-Batasuna". Barreda en rueda de prensa, ha asegurado que ese proceso de negociación "y el empecinamiento de Ibarretxe en legitimar a Batasuna" han producido efectos "que son ya irreversibles y suponen un retroceso importante en la capacidad de la sociedad democrática para combatir y derrotar a ETA-Batasuna".
El diputado de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, cree que se da una "injerencia del poder judicial" en la política con este juicio. En rueda de prensa en el Congreso, ha recordado que IU nunca ha estado de acuerdo con enjuiciar la acción política. "IU cree que en este caso estamos ante una injerencia política por parte de elementos del poder judicial en el ámbito específicamente de los partidos políticos".