Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

C's Andalucía ve "demagógico" el anuncio de Díaz de recuperar los funcionarios de la Junta la jornada de 35 horas

Apuesta, tras los comicios, por "una gran coalición" de Ciudadanos, PSOE y PP, "presidida por Albert Rivera"
El presidente y portavoz de Ciudadanos en el Parlamento andaluz, Juan Marín, ha criticado la "demagogia" de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, tras anunciar la recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales por parte de los funcionarios de la Administración autonómica. "No es el momento, en campaña electoral, de decir eso", ha opinado, ya que, a su juicio, el objetivo no es otro que "conseguir rédito político", considerando que "ha habido mucho tiempo para hacerlo".
"Con todo mi respeto a los funcionarios públicos de Andalucía y, aunque estoy a favor de devolver los derechos a los trabajadores --ha aseverado--, no es momento para estos anuncios cuando estamos pidiendo tantos sacrificios y exigencias a todo el mundo". "¿Por qué no se ha hecho antes?", se ha preguntado, añadiendo que "esa demagogia no va con nosotros".
Marín, que ha participado este viernes en Málaga en un desayuno informativo de 'Fórum Europa. Tribuna Andalucía', ha dicho, de cara a las elecciones generales del 26 de junio, que "los españoles quieren que PSOE, PP y C's gobiernen España, con una mayoría suficiente que nos dé fuerza". Así, ha apostado por "una gran coalición de las tres formaciones constitucionalistas, donde ojalá sea presidente Albert Rivera".
A juicio de Marín, presentado en este acto por el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y de la patronal malagueña, Javier González de Lara, el escenario político será muy parecido al del pasado 20 de diciembre. Aunque ha admitido que C's tiene un problema, "vamos muy acelerados y la última semana nos venimos abajo; nos falta gasolina o gasoil", ha confiado en "no cometer ahora ese error".
A diferencia de otros partidos, ha dicho que, después del 26 de junio, "Ciudadanos no quiere hablar de pactos, sino de empleo, de creación de riqueza, del sostenimiento de los servicios públicos esenciales, de Europa, de seguridad jurídica, de productividad y efectividad, de la burbuja política...", ha subrayado.
También ha dejado claro que en el Gobierno andaluz y en lo que a su formación respecta no habrá "ningún tipo de cambio" con independencia del resultado del 26 de junio. "Hemos firmado y cuando damos la mano cumplimos, por lo que si el PSOE cumple, no habrá ningún problema, y si no cumple, ocurriría lo mismo que si el PP no lo hiciera", ha expuesto.
Más aún, Marín ha hecho hincapié en que "no hay que temer nada", y ha ironizado diciendo que "me tiene más preocupado el metro de Málaga que los resultados electorales del próximo 26 de junio".
"PROYECTO PARA ARREGLAR ESPAÑA"
Para ello, Ciudadanos se presenta como "un partido de propuestas y no de protesta, que practica lo que predica", ya que el objetivo es "ser eficaces desde la administración y ser el termómetro de lo que ocurre en la calle". Precisamente, ha defendido que "C's tiene un proyecto para arreglar España".
"En la campaña no vamos a hablar de lo bien o lo mal que lo han hecho los otros, sino de lo que queremos para este país", ha señalado, agregando que "no venimos a derrotar a nadie, ni mi enemigo político es Mariano Rajoy (PP) o Pedro Sánchez (PSOE), ni siquiera Pablo Iglesias (Podemos), sino que mis únicos enemigos son la corrupción y el paro". "Ahí es donde tenemos que darnos la mano", ha apostillado.
Preguntado por si sería un requisito para formar un posible ejecutivo la marcha de Rajoy, Marín ha planteado la cuestión al revés: "¿es capaz él de marcharse para que haya un gobierno?". "Por honestidad, debería asumir que algo ha pasado en su partido y que él es el responsable", ha opinado.
De todos modos, "Ciudadanos va a estar en la mesa siempre y no nos vamos a levantar porque Rajoy o una determinada persona sea el obstáculo para formar gobierno en un país", ha declarado el líder regional de C's.
En general, ha señalado que "todos tenemos por delante un gran reto, que es volver a crecer en un contexto nuevo". Además, ha advertido de que "en Andalucía es necesario hacer las cosas de forma diferente", ya que "hemos estado dentro de un régimen de casi 35 años de gobierno monocolor, donde la costumbre ha sido dar sillones a cambio de voluntades".
Por ello, el representante de Ciudadanos en Andalucía ha abogado por "construir desde el diálogo", advirtiendo de que "el inmovilismo no nos lleva a ningún sitio". Y es que, a su juicio, "quien no arriesga no consigue nada".
Entre sus propuestas, ha incidido en la necesidad de hacer frente a los dos problemas principales de los andaluces: "el paro y la corrupción política". También en un cambio de modelo económico en Andalucía que haga frente al "nuevo escenario que requiere la Comunidad: flexibilidad, empleo y competitividad".
Igualmente, ha abogado por dos grandes pactos nacionales: uno por la productividad para aumentar la competitividad y otro por la educación, pero, tal y como ha aclarado, "para educar en el conocimiento, no para que mi hijo apruebe".
ESTABILIDAD
Ha reivindicado que C's es hoy en día "determinante": "la estabilidad existe en muchos sitios gracias a que Ciudadanos está; hay estabilidad para sacar adelante proyectos". En su opinión, "no se trata de poner palos en la rueda del carro para que no se avance".
En su intervención, Marín ha dejado claro que su formación pide lo mismo al PSOE que al PP: "cumplir lo que se ha firmado". Por ello, ha criticado que en ciertos municipios "los 'populares' insistan en crear un clima de duda".
Sobre el PSOE y la Junta, ha dicho que "mantener una red clientelar tiene un coste", pero "esto se puede cambiar", ha apostillado, precisando, no obstante, que su relación con los socialistas y con Susana Díaz, cuya investidura como presidenta facilitó Ciudadanos, es "honesta, buena, de estabilidad y tranquilidad".
"El Gobierno andaluz está cumpliendo lo firmado", ha indicado, agregando que "no nos tiembla el pulso cuando les pedimos que sean exigentes en determinadas cuestiones". "Somos una oposición responsable, pero exigente", ha apuntado.
IMPUESTO DE SUCESIONES
Respecto a la proposición de ley de los 'populares' que será debatida la próxima semana en el Pleno del Parlamento andaluz acerca de medidas tributarias en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, Marín se ha reservado el sentido del voto de C's y ha aclarado que "si alguien tiene interés en que baje, y lo va a hacer, tendrá que ser de la mano de Ciudadanos y no buscando la confrontación". Eso sí, ha asegurado que "daremos una respuesta que va a sorprender al PP".
Sobre el líder del PP-A, Juanma Moreno, ha lamentado que "muchas veces haya intentado ponernos una mina política, como si fuéramos el enemigo", y le ha recordado que "en la anterior legislatura el Partido Popular no presentó ni una sola iniciativa sobre el Impuesto de Sucesiones, sino que el interés apareció cuando C's empezó a pedir que hubiera una armonización en España".
En cualquier caso, el presidente y portavoz del grupo de C's en el Parlamento andaluz ha vaticinado que este asunto "terminará bien", confiando en que "por primera vez en Andalucía el Impuesto de Sucesiones y Donaciones baje porque es de justicia".