Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensa da por concluido su papel en la repatriación de afectados por ébola

El Ministerio de Defensa ha dado por concluida este jueves la operación que se puso en marcha para la repatriación de afectados por el virus del ébola en África, según ha anunciado este departamento en un comunicado.
Con la llegada a España esta mañana del religioso español Miguel Ángel Pajares y la monja ecuatoguineana Juliana Bohi --con pasaporte español-- en un avión de la Fuerza Aérea el departamento que dirige Pedro Morenés finaliza su papel en esta operación.
Esta actuación de Defensa comenzó la noche del martes, cuando el Gobierno aprobó la evacuación y el ministro Morenés ordenó la preparación del dispositivo. A partir de ese momento, el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa diseñó el operativo de traslado.
EN EL AVIÓN DE LAS AUTORIDADES
Así, en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), personal del 45 Grupo del Ejército del Aire y de la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) inició los trabajos de acondicionamiento del avión Airbus A310 que iba a utilizarse para el traslado de los religiosos con las máximas garantías. La tripulación estaba formada por nueve personas y el equipo médico por cinco.
La Fuerza Aérea española cuenta con dos Airbus A310 que normalmente son utilizados para el transporte de autoridades del Gobierno y de la Casa Real, aunque también son requeridos para relevo de tropas de misiones internacionales y otro tipo de actividades.
Los trabajos para el acondicionamiento del avión estuvieron finalizados a las cinco de la madrugada del miércoles, si bien el despegue no pudo iniciarse hasta casi la una y media de la tarde, una vez obtenidos todos los permisos administrativos. Casi 24 horas después, el A310 regresó con los dos religiosos a bordo, que están siendo tratados en el Hospital Carlos III de Madrid.