Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El delegado del Gobierno en Ceuta cree que puede producirse un intento de salto

Fallecen ocho inmigrantes en aguas próximas a la frontera de Ceutatelecinco.es

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, cree que Ceuta puede volver a registrar "en cualquier momento" otra "situación complicada" en forma de intento de salto en grupo por algún punto de su perímetro fronterizo por parte de los migrantes asentados en el entorno marroquí más próximo.

En declaraciones a Cope-Ceuta, recogidas por Europa Press, el delegado ha cifrado "entre 1.500 y 2.000 personas" el número de subsaharianos que habría vuelto a concentrarse en las localidades más cercanas a la ciudad española y los bosques que la rodean, "donde hace unos meses podíamos estar hablando de unos 200".
Para evitar sucesos como los que, en febrero y marzo pasados, se materializaron en intentos de salto de centenares de migrantes, las Fuerzas de Seguridad han instalado unas "esclusas automáticas" que se cerrarían "automáticamente" bajo el paso del Biutz. Así se evitaría que un grupo de indocumentados pudiese acceder desde ese punto, ubicado unos 500 metros tierra adentro, hasta la playa del Tarajal, donde el 6 de febrero fallecieron 14 subsaharianos.
"Si se produjera un intento por tierra actuaría España y Marruecos en colaboración pero se están tomando medidas para que no haya problemas", ha señalado el delegado, que también ha asegurado que "se están adoptando las medidas adecuadas" para prevenir tentativas de entrada irregular en suelo español por la frontera del Tarajal, el único paso habilitado para el tránsito de personas y vehículos entre ambos países.
Ceuta recibe cada mes una media de un centenar de migrantes irregulares que logran acceder a la localidad española por la vía marítima u ocultos en dobles fondos de automóviles que burlan la vigilancia policial en el Tarajal aprovechando el elevado tráfico que registra a diario.
"Si estableciéramos un control férreo no pasaría ningún inmigrante porque se haría en vehículos, en documentación... En todo. Pero hay que buscar un equilibrio entre seguridad y permisividad por flujo económico, ya que si cerráramos puertas habría quien diría que la economía de Ceuta se hunde y resulta que no sería la de la ciudad sino la de unos bolsillos en concreto", ha advertido antes de reiterar que "no voy a someter la seguridad de los ceutíes a ninguna cuenta de explotación ni a ningún beneficio individual o colectivo porque por encima está la seguridad de todos".
Según González Pérez, en ese sentido "hay algo que excede la inmigración irregular: no sabemos si quien entra es un indocumentado más buscando una mejora de sus condiciones de vida o si busca algo que excede esto". "Estamos", ha recordado, "en un estadio de seguridad por lo que sucede en nuestro entorno, por la amenaza del mundo yihadista, y hay que tener cuidado ya que el radicalismo no solo se hace por redes sociales en la ciudad o presencialmente en nuestro país vecino, sino que también muchos subsaharianos vienen de países que están en un radicalismo terrorista importante".
"Lo que pido es comprensión y ésta tiene que ser de ida y vuelta porque no puede ser que unos estén contentos porque tienen resultados económicos y el resto pueda tener un gran disgusto por esa permeabilidad", ha distinguido.