Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delegado del Gobierno pide a los ceutíes que "no ensalcen públicamente" las "debilidades" de la ciudad ante Marruecos

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, ha pedido este jueves a la sociedad ceutí "en general" y a sus agentes políticos, sociales y económicos en particular que "no se ensalcen públicamente las debilidades de la ciudad autónoma para que otros puedan utilizarlo".
"A veces hay que tener cuidado para no generar tensiones indeseadas porque esto, en una temporada más o menos larga, se arreglará", ha resumido sobre los colapsos fronterizos que se repiten a diario desde hace semanas y sobre cuyas repercusiones para la actividad económica local ha alzado la voz la patronal reclamando medidas para evitar su "asfixia".
En declaraciones a los periodistas durante la presentación de los cinco vehículos cedidos a la Policía Nacional por Frontex, González Pérez ha argumentado que la Delegación del Gobierno "puede trabajar pero no hacer milagros". En ese sentido, el ex diputado nacional ha lamentado que en Ceuta no haya "más bomberos que pirómanos" y ha criticado a quienes censuran su proceder en público "sin conocer el tema y sin informarse, con lo que a veces se generan más dificultades".
Después de que los partidos de la oposición y el sindicato CCOO tachase de "desquiciada", de "alocada" y hasta de "suicida" su línea de actuación, el delegado ha asegurado que el número de porteadores marroquíes que cada día entra en Ceuta para vivir de llevar mercancías al otro lado de la frontera pese a carecer de aduana comercial se ha "triplicado".
"Da la impresión de que la problemática se genera a este lado de la frontera y no es así", ha rebatido González Pérez, quien ha detallado que Marruecos está haciendo un trabajo de "verificación de documentación personal y de vehículos" que demora el tránsito en automóvil y que el Reino alauita ha decidido "cambiar el sistema" de paso del mercancías sobre las espaldas de sus ciudadanos.
"Me parece bien acabar con esta hipocresía porque se escucha preocupación por cómo trabajan los niños de Bangladesh pero menos sobre los ancianos que circulan con esos bultos y esa carga sobre su espalda", ha dicho y ha aplaudido el acuerdo para limitar a unos 20 kilogramos el peso de los fardos que podrá llevar cada persona siempre que, en tamaño, no superen la distancia entre su cuello y su cadera.
La Delegación del Gobierno está "esperando" a que Marruecos dé su visto bueno a la apertura del nuevo paso exclusivo para porteadores del 'Tarajal II', que permitirá cerrar el puente enrejado del Biutz y ha lamentado que el PSOE, que va a presentar una Proposición No de Ley en el Congreso para que Rajoy inste al país vecino a abrir una aduana comercial en Ceuta, pida ahora "lo que negó hace pocos años".
"Da la sensación de que esto depende de España y no es así: quien tiene que decidir es la otra parte y con este tema hay que ser coherente porque hace seis o siete años yo reclamé como diputado del Grupo Popular que se negociase ese asunto con Rabat y los socialistas la rechazaron", ha completado.