Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Autorizado el regreso de parte de los 5.000 desalojados de La Gomera

La situación crítica que se vive en La Gomera parece que remite gracias a la mejora en las condiciones meteorológicas. Poe ello, la dirección del Plan de Protección Civil por Riesgo de Incendios Forestales (INFOCA) ha autorizado la vuelta a casa de una gran parte de los 5.000 vecinos afectados por el incendio de La Gomera de los municipios de Taguluche, Alojera, El Cercado, Pavón, La Dehesa, Apartadero, Los Manantiales, Chipude, Erque, Erquito, Igualero, Arure, Epina y Valle Gran rey, aunque en este último caso no podrán hacerlo los vecinos de las 39 casas afectadas por las llamas. Hasta el momento han ardido en la isla más de cuatro mil hectáreas, lo que representa en 11 % del territorio. 

De los municipios que fueron desalojados, las autoridades no han permitido el regreso en Las Hayas, Banda de Rosas, Los Loros y Casco de Vallermoso.
En cuanto a las carreteras afectadas, se ha abierto al tráfico la CV-18 Chipude-Arure y la Cv-17 de Igualero a Las Hayas. Esta última permitirá la salida y entrada a Valle Gran Rey y tendrá controles de la Guardia Civil.
El descenso de las temperaturas previsto para esta misma noche, así como la presencia de viento del norte, facilitarán las labores de extinción del incendio que está afectando a la isla de La Gomera, aunque costará varios días darlo por estabilizado.
En rueda de prensa, el jefe de servicio de Protección Civil y Emergencias del Gobierno de Canarias, Humberto Gutiérrez, ha señalado que dentro de la complejidad que presenta el incendio, las previsiones son "algo mejores" que este mediodía, pero ha querido dejar claro que en ningún caso se puede hablar de control a corto plazo.
Durante los nueve días que han estado activos los incendios en la isla, las llamas han arrasado más de un 11% de la superficie total del territorio, es decir, casi 5.000 hectáreas de terreno. El fuego ha afectado al Parque Nacional de Garajonay en dónde a afectado a casi 800 hectáreas de su biodiversidad, o lo que es lo mismo, un 25% de su patrimonio.
A la isla ya han llegado refuerzos de Guardia Civil, UME y sanitarios, con distinto material y combustible, además de otros dos hidroaviones. En Tenerife se considera estabilizado el incendio que desde el viernes ha arrasado 269 hectáreas y que mantenía a primera hora de la tarde a 300 personas fuera de sus casas. las primeras investigaciones apuntan a que fue intencionado.
La situación es "muy grave"

El alcalde de San Sebastián ha explicado que el avance del fuego ha sido "muy rápido" durante la noche y bajó por el barranco del municipio hasta llegar a la zona de Piedra Quemada. "Espero que no haya pasado nada", comenta.
Ángel Luis Castilla, cuyo municipio tiene capacidad para albergar a unos 1.000 evacuados, exige que Canarias tenga una base de medios aéreos fija en las islas para poder afrontar con más garantías las labores de extinción, dado que cuando se decide bajar el incendio a nivel 1, algunos helicópteros y los hidroaviones dejaron de actuar. "Necesitamos una base fija porque estamos a 2.000 kilómetros de distancia y tardan en llegar casi 24 horas por mucho que quiera", explica.
El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, también ha afirmado que la situación en La Gomera "es muy grave" tras la reactivación del incendio.  
Rivero ha apuntado que el dispositivo de extinción del incendio cuenta con los medios técnicos necesarios: siete helicópteros, tres hidroaviones y efectivos de refuerzo en tierra. Al mediodía se activará otro hidroavión y un quinto llegará mañana.
"El fuego es muy peligroso porque las condiciones meteorológicas son adversas, y la orografía es difícil. No valen excesos de confianza, solo vale seguir las directrices que marcan las autoridades. En 1984, un exceso de confianza nos llevó a una a tragedia [hubo 20 fallecidos], y hay que garantizar que las personas no sufran las consecuencias de este incendio", ha señalado.
El Ayuntamiento de San Sebastián y Cruz Roja ha habilitado dos albergues --la Residencia Escolar y el Colegio Ruiz Padrón-- para dar cobijo a las personas que han tenido que abandonar sus casas por el avance de las llamas.
Un total de 16 miembros del Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil se han desplazado en un helicóptero militar a Barranco de Valle Gran Rey para garantizar la seguridad.
En la extinción trabajan efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), la Guardia Civil, el Servicio de Urgencias Canario (SUC), Policía Local y Cruz Roja, entre otros.