Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización especializada en robos en zonas rurales de Valencia, Cuenca y Albacete

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización itinerante especializada en robos en viviendas, naves industriales y explotaciones agrícolas y ganaderas ubicadas en zonas rurales. Con esta detención se han esclarecido 18 robos en las provincias de Valencia, Cuenca y Albacete y han sido arrestadas 16 personas.
Las investigaciones se iniciaron a raíz de las numerosas ventas de metales y cableado de cobre llevadas a cabo en dos centros de reciclado valencianos. Los agentes averiguaron que este material procedía de distintos robos en el ámbito rural, principalmente en explotaciones agrícolas, instalaciones eléctricas y de servicios.
La organización estaba muy especializada en la ejecución de los robos. Sus miembros se ubicaban en lugares apartados donde almacenaban el material sustraído y tenían a su disposición una importante flota de turismos, la mayoría robados, para trasladar la mercancía. Para evitar ser descubiertos contaban con varios juegos de matrículas que intercambiaban y documentos de identidad falsos.
'MODUS OPERANDI'
Al mando de la trama se encontraban dos personas que tenían el máximo poder de decisión. En primer lugar enviaban a sus subordinados a localizar objetivos. Estos iban acompañados de sus mujeres e hijos para dar apariencia de viajes familiares y no levantar sospechas.
Con la información recopilada organizaban el asalto y decidían cuántas personas y vehículos eran necesarios, qué medidas de vigilancia se iban a adoptar, y cómo se tenía que realizar el traslado y depósito del botín. La mayoría de los golpes se producían en horas nocturnas y actuaban conjuntamente en grupos de entre seis y ocho personas.
Además, adoptaban diversas medidas de seguridad, tales como vestir capuchas para ocultar el rostro, el uso de guantes, el empleo de numerosos teléfonos móviles o la conducción temeraria durante los desplazamientos y la huída. Actuaban principalmente en las provincias de Valencia, Alicante, Murcia, Cuenca y Albacete, utilizando en cada robo al menos tres vehículos para movilizar a los miembros de la organización.
El material robado era almacenado en lugares estratégicos ubicados en zonas rústicas, pero con acceso próximo a la Autovía A-7, lo que les permitía realizar desplazamientos por vía rápida hacia las provincias, facilitándoles igualmente el regreso con la mercancía robada.
Las pesquisas continúan abiertas ya que los investigadores han logrado identificar a otras 20 personas presuntamente implicadas en los hechos delictivos. Los 16 detenidos, alguno de ellos con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial y cuatro de ellos han ingresado en prisión. Uno de los arrestados tenía vigente una orden de extradición pasiva por parte de Francia por robo con fuerza.