Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización que obligaba a mujeres nigerianas a prostituirse bajo amenaza de rituales de vudú

La banda se dedicaba además a gestionar matrimonios de conveniencia y falsificar documentos y contratos laborales
Agentes de la Policía Nacional han desarticulado y han detenido a nueve personas (cinco en Málaga y cuatro en Barcelona) que formaban parte de una organización que obligaba a mujeres nigerianas a prostituirse bajo amenaza de rituales vudú y que también gestionaba matrimonios de conveniencia y contratos laborales falsos.
Según fuentes policiales, las víctimas eran captadas en Nigeria por una compatriota que les asesoraba sobre cómo obtener la documentación necesaria para viajar a España y trabajar. Además, el grupo organizado se dedicaba a la falsificación documental, matrimonios de conveniencia y simulación de contratos laborales.
Asimismo, se ha procedido al registro domiciliario de tres viviendas en Málaga e Igualada (Barcelona) donde se ha incautado 2.200 euros en metálico, diversos documentos falsificados y efectos para la celebración de rituales entre otras cosas.
EL AVISO SALIÓ DE LA EMBAJADA EN NIGERIA
La investigación se inició a partir de las informaciones recibidas por la Comisaría General de Extranjería y Fronteras del Agregado de Interior de la Embajada de España en Nigeria, que pusieron a los agentes tras los pasos de la organización. Las frecuentes visitas de una mujer nigeriana a las oficinas de tramitación de pasaportes, acompañada siempre de mujeres jóvenes y de la misma nacionalidad, hizo sospechar a la Policía de aquel país, que acabó deteniéndola. Las pesquisas posteriores llevaron a los agentes al arresto en España de otras 9 personas más.
El modus operandi utilizado por la organización siempre era el mismo, la mujer detenida en Nigeria se encargaba de captar a mujeres jóvenes en su país, además asesoraba a las víctimas sobre cómo obtener la documentación necesaria, acompañándolas incluso durante el proceso de tramitación. Una vez en España otros dos miembros de la banda se encargaban de recibir a las viajeras y, tras una primera acogida, procedían a su explotación sexual tanto en calles, como en polígonos industriales de distintas ciudades españolas.
Los detenidos se valían de todo tipo de medios para controlar a las víctimas y obligarlas a prostituirse, y para saldar su deuda contraída con la banda por los costes del viaje.
TEMOR A LA "MUERTE DEL ALMA"
Además y con mucha frecuencia recurrían a la realización de rituales vudú, costumbre firmemente arraigada en la sociedad nigeriana, por lo que sus víctimas ante el temor de sufrir un accidente o la tan temida por ellas "muerte del alma", habían perdido absolutamente su capacidad y libertad de decisión.
En el transcurso de la operación los investigadores procedieron al registro domiciliario de tres viviendas donde se incautaron de diversos equipos informáticos, 2.200 euros en metálico, varios pasaportes y certificados del estado civil nigerianos falsos y contratos de trabajo también falsos, varios terminales telefónicos intervenidos a los detenidos y efectos para la realización de los rituales.
La operación ha sido desarrollada por la Brigada Central de Redes de Inmigración de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras en colaboración con las Brigadas provinciales de Málaga y Barcelona.