Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desestimado el recurso del violador del estilete contra la prisión provisional por el "riesgo de reiteración delictiva"

El juzgado de instrucción múmero 1 de Lugo ha desestimado el recurso presentado por Félix Vidal Anido, conocido como el violador del estilete, contra la decisión de la jueza de acordar su ingreso en prisión provisional tras ser detenido el viernes 11.
Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), la petición ha sido rechazada debido al "riesgo de reiteración delictiva" y por "el riesgo de fuga" a la vista de las penas que le podrían ser impuestas y a que los indicios delictivos existentes "no han podido ser desvirtuados".
La defensa del conocido como el violador del estilete ha presentado recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Lugo contra la medida de prisión provisional.
En cuanto a la instrucción, por el momento se dan por concluidas las testificales, según las mismas fuentes judiciales, que han precisado que las últimas se celebraron este mismo martes y el juzgado está pendiente de recibir el resultado de unas pruebas periciales.
Tras salir de prisión a finales del año pasado a consecuencia de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que derogó la conocida como doctrina Parot, el violador del estilete permanece en prisión provisional en Bonxe después de haber sido detenido el 11 de abril por un intento de agresión acontecido el miércoles 9 en Lugo.
Según la Policía, supuestamente el hombre se abalanzó sobre una mujer cuando ésta regresaba a su domicilio y huyó cuando se percató de que el hijo de la víctima se encontraba en el interior de la vivienda.
Después de salir de prisión, Félix Vidal se instaló en la parroquia de San Martiño de Barreiros, en Pol (Lugo), donde residen sus padres, tras cumplir más de 30 años de prisión por medio centenar de ataques a mujeres.