Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desestiman la petición de recusación de la jueza del caso de los supuestos espionajes a políticos en Madrid

La sección sexta de la Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado la petición de recusación de la jueza del juzgado de instrucción número, 5 de Madrid que lleva el caso de los supuestos espionajes a políticos en la Comunidad de Madrid, Carmen Valcarce, que seguirá instruyendo la causa, han confirmado a Europa Press fuentes jurídicas.
Según adelanta la Cadena Ser, la Audiencia Provincial de Madrid ha decidido rechazar la recusación que la defensa de varios imputados contra la magistrada por su supuesta relación con exconsejero de Justicia Francisco Granados.
Según afirmó Granados en conversaciones telefónicas recogidas por la Guardia Civil en la 'Operación Púnica', la jueza le dijo que estaba "para servirle" después de tomarle declaración como testigo en este caso.
José Manuel Pinto, José Oreja y Antonio Coronado habían pedido recusar a la jueza por circunstancias que, a su juicio, "cuestionan su imparcialidad" en el procedimiento. Critican que la magistrada saludara "con dos besos en los pasillos de los Juzgados de Instrucción a Francisco Granados cuando compareció para declarar como testigo y que le dijera que estaba "para servirle".
También apuntan a "diversas irregularidades y vulneración de derechos fundamentales en la tramitación de la causa".
Sin embargo, la Audiencia asegura que "no resulta procedente" porque la magistrada explicó que saludó con un beso a Granados porque le había "conocido con anterioridad en su condición de consejero de Justicia". Además, señala que la parte no aporta "ningún dato que acredite la existencia de tal amistad".
Este auto se conoce la misma semana en que la Asamblea de Madrid reabre la investigación política por el caso de los presuntos espionajes a políticos en la Comunidad de Madrid, que ya fue protagonista de una comisión de investigación en 2009.