Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas doce personas de una organización internacional especializada en el robo de cobre en Navarra y País Vasco

La Guardia Civil y la Gendarmería Francesa han desarticulado una organización criminal internacional dedicada a la sustracción de cobre en el norte de Francia para su posterior venta en centros de tratamiento de residuos y reciclaje de Navarra y País Vasco.
En la operación 'Casernes' han sido detenidas 12 personas, cinco de las cuales en Francia, dos en Santurce (Vizcaya) y otras cinco en Pamplona (Navarra).
Además, se han realizado cuatro registros en diferentes naves industriales situadas Vizcaya y Navarra, donde se han intervenido tres vehículos, varias placas de matrícula, más de 1.000 kilogramos de bobinas de cobre valoradas en 15.000 euros y numerosa documentación que está siendo analizada.
La investigación comenzó en septiembre del pasado año cuando la Guardia Civil procedió, en un control, a la identificación de tres personas que circulaban en un vehículo transportando una importante cantidad de cobre.
Gracias al intercambio de información entre los diferentes Cuerpos de Seguridad, se constató la existencia de un robo en una localidad francesa de una importante cantidad de cobre, lo que permitió relacionar ambos sucesos. Así, la Guardia Civil estableció un dispositivo de seguimiento y control dando como resultado la detención y desarticulación de todo el entramado criminal.
LA RED SE DIRIGÍA DESDE RUMANÍA
Aunque la organización estaba asentada en Pamplona y Santurce, la dirección de la banda se ejercía desde Rumanía y contaba, a su vez, con dos subgrupos encargados de las labores de vigilancia, desactivación de alarmas, acceso a los recintos y sustracción y cargamento de la mercancía.
En los desplazamientos utilizaban turismos de alta gama como vehículos lanzadera para advertir de la presencia policial y furgonetas encargadas de transportar el material sustraído. Pasados unos días, ponían a la venta el cobre en Navarra y Vizcaya.
La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra de manera conjunta con la S.R. Clermont-Ferrand, perteneciente a la Gendarmería Nacional Francesa.