Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Sevilla un hombre que fabricaba en su casa productos contra la obesidad y la disfunción eréctil

La Guardia Civil ha detenido en Sevilla a un hombre de 32 años que había creado en su domicilio un laboratorio artesanal donde fabricaba productos farmacológicos contra la obesidad y la disfunción eréctil y las vendía en España y Portugal.
El hombre --cuyas iniciales son J.A.L.C.-- trabajaba sin las mínimas condiciones de salubridad. Almacenaba importantes cantidades de sustancias farmacológicas prohibidas y excipientes, así como útiles y maquinaria para la elaboración de los medicamentos.
Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de abril, tras tener conocimiento la Guardia Civil de que las autoridades aduaneras del aeropuerto de Lieja (Bélgica) habían intervenido 1.086 gramos de Sibutramina, procedentes de un envío del continente asiático, en tránsito en dicho país y con destino a España.
La aprehensión puso al descubierto la importación ilegal de sustancias prohibidas encubiertas bajo una falsa declaración. El destinatario de los envíos resultó ser el mismo que el remitente y que había enviado más de 800 paquetes en los tres últimos años a destinos de España y Portugal.
Por otro lado, se pudo determinar la adquisición a empresas españolas de elementos (botes, etiquetas, cartonajes, etc.) y sustancias químicas tales como taurina, cafeína, lactosa, feniletilamina, benzocaína, acido bórico, lidocaína y acetona, vinculadas a la elaboración de algún tipo de preparado, lo que hacía patente la probable elaboración de algún producto con consideración legal de medicamento. Todos tenían como destino la misma vivienda, y de ella salían envíos a través de paquetería urgente.
Además, loos investigadores detectaron en varias páginas web, especialmente en foros, publicidad de diferentes productos, con distintas denominaciones, destinados al tratamiento de la obesidad y de la disfunción eréctil, relacionados con la misma persona.
Cuando los investigadores entraron en la vivienda encontraron un laboratorio artesanal clandestino con maquinaria (encapsuladora, envasadora-contadora comprimidos y capsulas, compactadora, mezcladora) y útiles (balanzas de precisión, balanza electrónica, probetas, tamizadores, vasos medidores) donde se confeccionaban y envasaban los falsos medicamentos. Una de las máquinas utilizadas había sido construida por el detenido a través de tutoriales de internet.
Se intervinieron asimismo varios kilogramos de sustancias prohibidas (sibutramina, taladafil y sildenafil), excipientes, capsulas, comprimidos, botes, etiquetas, pegatinas, documentación, tanto en soporte papel como informático, y otros productos, pendientes aún del resultado de su análisis.
La sibutramina, suspendida en la Unión Europea por asociarse su consumo a efectos adversos graves de tipo cardiovascular, es un principio activo anorexígeno (supresor del apetito). Proporciona una sensación de saciedad y además produce un efecto termogénico, produciendo un aumento de la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea, pudiendo producir accidentes cardiovasculares como infarto de miocardio e ictus.
Los principios activos taladafil y sildenafil se utilizan en la formulación de medicamentos con distintas denominaciones destinados al tratamiento de la disfunción eréctil, pero es necesaria prescripción facultativa para la dispensación de este tipo de fármacos.
El Instituto Armado ha recordado que, según un estudio de la Alianza Europea para el Acceso a Medicamentos Seguros (EAASM), el 62 por ciento de los medicamentos que se adquieren a través de Internet son falsos o no cumplen con los estándares de calidad. Suponen un grave riesgo para la salud de la población, porque, habitualmente, contienen componentes incorrectos o dosis inadecuadas de los principios activos del medicamento, tanto por exceso como por defecto y no cumplen con ningún control sanitario ni farmacéutico en la fabricación, distribución y almacenaje
En esta operación, bautizada, Bao, la sección de Consumo y Medio Ambiente de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en colaboración con otras Unidades del mismo Cuerpo de Sevilla, ha contado en todo el desarrollo con la colaboración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.