Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos el alcalde de Castro Urdiales y su antecesor por delitos relacionados con el urbanismo

El alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza (i), y el concejal de Obras, Rufino Díaz Helguera (d). EFE/Archivotelecinco.es
La Guardia Civil ha detenido hoy al alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, y a su antecesor, el actual concejal de Obras, Rufino Díaz Helguera, acusados de delitos de prevaricación, falsedad documental y malversación de fondos públicos, en un asunto relacionado con la gestión del urbanismo.
Los dos quedaron en libertad tras prestar declaración en el cuartel respecto a las presuntas irregularidades que el Juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad ha detectado en la construcción de una promoción de viviendas en una vaguada por parte de la empresa Urdicam, según han informado a Efe fuentes de la investigación.
En las últimas semanas, también han sido arrestados por esos mismos hechos el ex arquitecto municipal Pedro Restegui, que trabajó para el Ayuntamiento tanto con Díaz Helguera como con Muguruza, además de dos empresarios y dos técnicos de Urdicam.
Tras comparecer en el cuartel de la Guardia Civil, Fernando Muguruza ha asegurado que "son miles los folios" que figuran en ese expediente urbanístico, por lo que en su declaración se ha remitido "a los datos técnicos".
En los autos que ha dictado hasta la fecha sobre este asunto, el juez instructor explica que la irregularidad urbanística detectada en el edificio de viviendas construido por Urdicam consiste en que fue levantado en una vaguada sobre terrenos pertenecientes al dominio público hidráulico o sobre la zona de policía de cauces, sin advertir de ello a los compradores.
"Estas circunstancias convierten la construcción en ilegal y nula de pleno derecho", asegura el instructor, que mantiene que la tramitación de esas viviendas, pese a contar con licencias municipales, fue "sistemáticamente irregular" y "fraudulenta".
Rufino Díaz Helguera fue alcalde de Castro Urdiales con el PSOE hasta las elecciones de 2003, cuando fue desplazado por un gobierno de coalición encabezado por Fernando Muguruza, entonces en el Partido Regionalista.
Ninguno de los dos pertenece en la actualidad a sus anteriores partidos: Díaz Helguera fue expulsado del PSOE por promover una moción de censura contra Muguruza con el apoyo de dos tránsfugas, y al actual alcalde el PRC le retiró el carné por postularse como regidor en 2007 cuando el partido había llegado a un acuerdo para apoyar a la candidata más votada, la socialista María Jesús Esteban.
En la actualidad, los dos gobiernan en coalición con el apoyo del PP, Muguruza como concejal no adscrito y Díaz Helguera como cabeza de lista de la agrupación Acuerdo por Castro.
Tras conocerse los hechos, el PRC ha trasladado su "tristeza y preocupación" ante las detenciones y ha pedido de nuevo al PP que reflexione y retire a su apoyo a Muguruza en la Alcaldía.
"El mayor problema de Castro Urdiales es que existe una situación absolutamente irregular desde el punto de vista político, con un alcalde que no debiera ocupar ese puesto porque ha conseguido ser elegido por un caso claro de transfuguismo", ha afirmado a Efe el vicesecretario general del PRC, Rafael de la Sierra.
Por su parte, la vicepresidenta de Cantabria y secretaria general del PSC-PSOE, Lola Gorostiaga, ha calificado de "hecho muy grave" las detenciones y pedido al PP que deje de apoyar a un tránsfuga.
"El PP está haciendo mucho daño a Castro Urdiales, a su Ayuntamiento como institución, y a sus ciudadanos, con el único fin de satisfacer sus propios intereses", ha apostillado.
Fernando Muguruza se enfrenta en estos momentos a media docena de procedimientos judiciales a raíz de las investigaciones abiertas por la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad.