Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz admite que la crisis de la Corrala hubiera sido "excusa perfecta" para adelantar elecciones, pero no ve motivos

La presidenta de la Junta andaluza, Susana Díaz, ha manifestado este lunes que si hubiera querido adelantar las elecciones andaluzas, la crisis suscitada por los realojos de familias de la Corrala Utopía de Sevilla, hubiese sido una "excusa perfecta" para haberlo hecho, pero, a su juicio, no hay "motivos" para unos comicios anticipados.
En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Susana Díaz ha indicado, ante ese conflicto de la Corrala, que no estaba pensando en qué le venía bien a ella o al PSOE-A, sino en qué esperaban los andaluces de su presidenta, de manera que actuó defendiendo la legalidad y la igualdad.
"No estoy en la táctica electoral ni en el regate corto, y no pienso en este momento que me da un voto más o menos, sino que pienso más bien qué puede provocar que haya un parado menos en Andalucía, que para mí será un problema y un pesar menos, que un voto más", ha indicado Susana Díaz.
Ha señalado que si ella estuviera en cálculos electorales, podría haber convocado incluso elecciones cuando el PP-A no tenía candidato, pero no está en eso. Se ha mostrado convencida de que si en este momento hubiera elecciones en Andalucía, se interrumpiría la recuperación y se pierden varios meses importantes para la generación de empleo.
Ha confiado en que el mes de abril va a ser bueno en términos de empleo y los siguientes meses también, de manera que se empieza a ver que determinados elementos que la Junta ha puesto encima de la mesa, comienzan a dar resultado. La presidenta ha señalado que la Junta ha tenido más colaboración de la iniciativa privada que del Gobierno central, al que se ha reclamado en varias ocasiones un plan especial de empleo en Andalucía.
Preguntada por que no cesó a la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, por la crisis de la Corrala, Díaz ha manifestado que no tuvo ninguna oportunidad de hablar con Cortés en esos días porque ésta estaba en Colombia y que cuando regresó, prácticamente ya estaba resuelto el conflicto y estaba garantizada tanto la legalidad como la igualdad, de manera que ya "tenía poco sentido cualquier otra decisión".
Ha manifestado que ella decidió actuar porque las cosas no se estaban haciendo bien por parte de la Consejería de Fomento y Vivienda y el comportamiento no era el correcto, y había que restablecer tanto la legalidad como la igualdad.
Ha expresado que tiene claro que es la presidenta de todos los andaluces y cuando una decisión sea injusta y no represente a lo que la inmensa mayoría de los andaluces necesitan de su gobierno, ella va a actuar.
QUE ACTÚE EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Ahora, la presidenta ha confiado en que de manera inmediata el Ayuntamiento de Sevilla bareme a las ocho familias que están realojadas en este momento, entre las que hay seis menores y tres personas con una discapacidad, y diga quién está verdaderamente en riesgo de exclusión social y qué decisión hay que tomar con cada una de ellas.
Ha manifestado que, por supuesto, las cosas se podían haber hecho mejor ante este caso y que ahora hay que tomar nota para que en el futuro no se produzcan situaciones de este tipo. Ha apuntado además que el diálogo no puede ser a posteriori, después del conflicto, sino que tiene que ser anterior y evitar que Andalucía sea noticia por situaciones de este tipo.
Díaz ha querido dejar claro que se necesita que esta tierra genere confianza y que no quiere que las noticias que salgan de aquí lastren esa recuperación económica.