Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz se desmarca del PSC y garantiza su apoyo al Gobierno en el cumplimiento de la ley

Reclama a Mas, que está al "borde del precipicio", que abandone los "engaños" y que Rajoy impulse el diálogo para abordar el "conflicto"
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha desmarcado este miércoles de la posición del PSC de considerar un "error" que el Gobierno central presentara un recurso contra la consulta del día 9 en Cataluña y ha querido dejar claro su apoyo al Gobierno central en el cumplimiento de la ley.
Durante su intervención en Madrid en los Desayunos informativos organizados por Europa Press, Susana Díaz ha reclamado al presidente catalán, Artur Mas, que abandone los "engaños" porque la consulta que ha planteado para el 9 de noviembre es "cualquier cosa, menos seria", y que se siente a dialogar con el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, quien tiene que asumir su "liderazgo" para dar una salida "razonable y democrática al embrollo" que existe en este momento. planteado en este momento.
Díaz ha expresado su preocupación por lo que está ocurriendo en Cataluña, un problema ante el que no se siente "equidistante" y ha lamentado que al frente del Palau de la Generalitat haya un "tacticismo electoral" que solo persigue "arañar un puñado de votos", algo que no merecen ni esa comunidad ni España.
Preguntada sobre el hecho de que el PSC haya manifestado que sería un "error" que el Gobierno central presentara un recurso contra la consulta del día 9, ha insistido en que lo que se ha "inventado" Mas para sustituir el referéndum es un "engaño" y también ha opinado que fue "inapropiado" que Rajoy anunciara el recurso el lunes, con la "que le estaba cayendo a este país, con una operación tan dura" como la que se estaba llevando a cabo contra la corrupción.
Ha querido dejar claro que su posición personal siempre es la de apoyo al Gobierno de España en el cumplimiento de la ley, porque fuera "de la ley estamos en la barbarie" y ha estimado que cuanto antes se le diga a la gente que lo que ha planteado Mas es un "engaño en el que se están peleando para ver quién tiene la hegemonía nacionalista en Cataluña" será mejor para todos.
RECHAZA EL INMOVILISMO
Para Díaz, de este problema no vamos a salir desde el "inmovilismo" y si Rajoy piensa que el tiempo "va a curar la herida profunda que en este momento se ha abierto en Cataluña, se equivoca".
"Quiero que el presidente del Gobierno sea responsable y asuma el liderazgo", según Díaz, para quien Mas está "al borde del precipicio, quiere seguir andando y conducir a la sociedad catalana al abismo". "El presidente del Gobierno tiene que ejercer liderazgo, abrir el diálogo y hacer cumplir la ley siempre y ahí me va a tener a su lado", ha sentenciado Díaz, para quien Rajoy no puede seguir "haciendo en don Tancredo", sino que tiene la "obligación y la faena de garantizar la unidad de Espala y la cohesión real, porque está entre sus funciones constitucionales".
La presidenta andaluza ha indicado que no cree en "la soberanía de origen de Cataluña" y ha estimado que es compatible llegar a una posición en la que todos nos sintamos cómodos, con reconocimiento incluso de singularidades, con la línea roja de la "igualdad de todos los ciudadanos" y la soberanía nacional.
Se ha mostrado convencida de que hay mucha gente que piensa que a Cataluña y a España nos va a ir mejor estando juntos, frente a esa "campaña tenaz y sostenida, basada en la ensoñación de que todos los problemas de Cataluña se iban a arreglar cuando se produjese" la separación de España.
"No quiero que España venza a Cataluña porque sería como vencerse a sí misma, con lo que todo saldríamos perdiendo", ha indicado la presidenta andaluza, para quien hay que explicar con razones, que hay muchas y de toda índole, por qué queremos que Cataluña siga formando parte de España.
Ha señalado que hay una vía entre la "ruptura de la unidad de España y el "inmovilismo", que es la reforma de la Constitución, que dé solución a los tres desafíos que tiene la sociedad española, la crisis territorial, la regeneración democrática que demandan los ciudadanos y el blindaje del estado del bienestar.