Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz ve a PSOE y PP "obligados" a luchar juntos contra la corrupción y pide un gran acuerdo para cambiar la Constitución

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, cree que PSOE y PP tienen "la obligación" de llegar a un acuerdo para luchar contra la corrupción y regenerar la vida política y las instituciones, así como para reformar junto con la "mayoría del arco parlamentario" la Constitución de 1978, lo que posibilitará solucionar el "problema territorial" y "garantizar ciertos derechos que se están desmontando".
Así lo ha dice en una entrevista con la revista 'Tiempo', recogida por Europa Press, donde lamenta que el Gobierno de la Nación no le haya contestado aún a su propuesta de un pacto nacional contra la corrupción pese a ser esto "una demanda de los ciudadanos" y que haya acogido con "tibieza" otras iniciativas como la prohibición de las donaciones privadas a los partidos.
Díaz, que anuncia que en cuanto se reanude el periodo de sesiones en Andalucía llevará al Parlamento la modificación de la regulación de la Cámara de Cuentas para reforzar sus competencias, insiste en que a la corrupción "no hay que ponerle apellidos" y que "hay que combatirla venga de quien venga y afecte a quien afecte", sea un partido, una institución o un sindicato.
Además, señala que, tal y como se comprometió en su discurso de investidura, está luchando contra la corrupción con medidas como la elevación a rango de ley del control de las transferencias de financiación de la Junta con carácter previo y posterior, algo que no ha hecho ninguna otra comunidad autónoma.
Con todo, reconoce que hubo controles que "fallaron" y que dieron lugar al caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE), del que asegura que "nadie puede decir que la responsabilidad política en Andalucía no se ha asumido". En este punto, añade: "En el caso del presidente Griñán, ya manifestó lo que tuvo que manifestar cuando abandonó la presidencia. Pero me gustaría que la corrupción no se usara como arma política".
RENOVAR EL ACUERDO DEL 78
Respecto a la reforma de la Constitución, la presidenta de la Junta insiste en que "tiene que haber" un acuerdo y no sólo entre PSOE y PP sino entre "la mayoría del arco parlamentario". De este modo, considera que se podría abordar el problema territorial y garantizar ciertos derechos que se están desmontando" por parte de la derecha "con la excusa de la crisis".
En su opinión, el PP está "desmontando" tanto el estado social como el democrático, "por un lado, quitando prestaciones que después de 30 años parecía que no se podían tocar y, por otro, desmontando derechos y libertades".
Por ello, reitera que "es necesario sentarse a hablar", conseguir "más consenso y más acuerdo" y "el momento de renovar ese acuerdo del 78" porque "quienes hace unos días defendían la Constitución como algo intocable, por la puerta de atrás la están tocando a base de restringir los derechos y las libertades".
Preguntada por la reforma del aborto, ha señalado que el Gobierno demuestra "una vez más que legisla" contra los derechos de las mujeres, a las que "sitúa en un plano de inmadurez impropio e inaceptable" y que, ante ello, la Junta no descarta aplicar cualquier instrumento legal a su alcance para "frenar esta cruel e insensible ley, incluido el recurso ante el Constitucional".
APUESTA POR EL FEDERALISMO
Sobre Cataluña y el derecho a decidir, Díaz se muestra partidaria de "decidir todos en lo que nos afecta a todos" porque, según advierte, no "es sólo un problema de dinero" o de financiación "sino de sentimientos". "Y es mucho más difícil el diálogo cuando se habla de sentimientos que de financiación", advierte no sin criticar que "los nacionalistas independentistas han usado la dificultad que están pasando las familias y las medidas de asfixia que está tomando el Gobierno de España para mezclar sentimientos y circunstancias económicas en un cóctel que es muy peligroso".
Además, ha negado diferencias con el PSC afirmando que es "una pieza fundamental" del partido y ha defendido el federalismo "como culminación de un Estado de las Autonomías que debe garantizar la igualdad de todos los españoles, vivan donde vivan". Es decir, que no comparte "ninguna asimetría porque asimetría equivale a que va a haber unos ciudadanos que van a tener unos derechos y otros que van a tener otros, va a haber agravios y privilegios".
AGOTARÁ LA LEGISLATURA
De otro lado y en clave electoral, la presidenta ha dicho que su compromiso es con Andalucía, que se va a "entregar" a eso y que, por tanto, va a trabajar por agotar esta legislatura pese a que vuelve a reconocer que el Gobierno se lo está poniendo "difícil".
"Cuando no se cumple con los gobiernos autonómicos lo que se acuerda en una conferencia de presidentes, cuando se ataca la financiación de las instituciones, lógicamente se dificulta un modelo alternativo. Y eso es lo que le está pasando a Andalucía con el Gobierno de España", argumenta al respecto pensando en que "el PSOE-A está en condiciones de ganar las próximas elecciones".
Sobre el paro del 36 por ciento que registra Andalucía, Díaz lo tacha de "insoportable" y recuerda que la Junta está trabajando por generar confianza para que se invierta en la comunidad eliminando trámites burocráticos por un alado, y facilitando "el crédito en la medida de lo posible", por otro.