Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz dice que va a "apoyar" a Sánchez, aunque no renuncia a discrepar como hizo con su estrategia de comunicación

No se arrepiente de no haberse presentado a las primarias de julio y no quiere un país gobernado ni por Rajoy ni por Iglesias, sino por "el PSOE"
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha asegurado este miércoles que va a "apoyar" al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su liderazgo al frente del partido, aunque ha defendido que no va a "renunciar" a dar su opinión cuando no comparta sus decisiones, como ya ha hecho a cuenta de la estrategia de comunicación del líder de los socialistas.
Así lo ha señalado la presidenta de los andaluces en un desayuno informativo organizado por Europa Press, en el que ha dejado claro su "cariño" al secretario, ha garantizado que le va a "ayudar" y le ha deseado que "le vaya bien", porque España y el partido están en una "situación muy difícil" y el PSOE "tiene que estar a la altura de lo que España necesita y demanda".
"Por eso voy a ayudar a mi secretario general y deseo que le vaya bien", ha insistido Díaz, que ha recordado que cuando Sánchez llegó a la Secretaría General se decía que "lo tutelaba mucho" y ahora, que no se aproxima lo suficiente. "Ni lo tutelaba antes ni me he distanciado ahora ", ha remachado, añadiendo además que esa "frialdad" que le atribuyen con Sánchez es un comportamiento que no está entre sus "cualidades" o "defectos".
La líder de los socialistas andaluces ha recalcado que Sánchez "merece la confianza" y, tras apuntar que lleva sólo tres meses, en el cargo, ha subrayado como uno de sus aciertos que hoy el PSOE es el partido "más transparente de España", gracias a medidas de "ejemplaridad" que están "siendo reconocidas por amplios sectores de la sociedad".
"NO COMPARTO TODAS LAS DECISIONES"
Pero, preguntada por los fallos que ha visto estos tres primeros meses, ha asegurado que no va "renunciar" a dar su opinión cuando discrepe con él, como, "con sinceridad", ha hecho ya "sobre todo en el tema de la comunicación". "No comparto todas las decisiones y él lo sabe, pero eso no es incompatible con el apoyo, el cariño, la ayuda y la entrega para que este barco llegue al puerto que tiene que llegar", ha defendido.
A partir de aquí, Díaz ha defendido que es "lógico" que Sánchez haya anunciado ya su intención de presentarse a las primarias de julio de 2015 para elegir al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, porque es el secretario general y lo "natural" es que aspira a ir a esas elecciones generales.
Y ha recalcado que el PSOE va a hacer un proceso "inédito" en la política española invitando al conjunto de los ciudadanos progresistas a participar en esas primarias abiertas, que se van a celebrar. Preguntada por si le gustaría que hubiera otros candidatos, además de Sánchez, la presidenta ha asegurado que eso le parece "indiferente", porque, más allá de que haya "uno, dos o tres", lo importante es que "se hagan las cosas bien" y sea un proceso "participativo, abierto e ilusionante".
Así fue, ha recordado, en Andalucía, donde, aunque "unos se quejaron de si había más avales o menos", el partido pudo reencontrarse con la gente y "recuperar la confianza de muchos ciudadanos". Y el efecto se vio, ha dicho, en las europeas, que fueron un "punto de inflexión" ya que el PSOE ganó en esta comunidad autónoma "por caso diez puntos" respecto al PP. "Eso fue porque los ciudadanos vieron que habíamos reconocido errores y sabemos a donde queremos llegar", ha afirmado.
NI RAJOY, NI PABLO IGLESIAS: PSOE
Ahora, ha dicho, está convencida de que lo que necesita España es que al PSOE en La Moncloa. Así lo ha defendido cuando le han preguntado si, llegado el caso, los socialistas optarían por permitir gobernar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o al líder de Podemos, Pablo Iglesias. "Nos lo tendrán que permitir a nosotros, porque si no..." ha apuntado Díaz.
La presidenta andaluza ha defendido que es el momento para que el PSOE "coja las riendas del país", porque Rajoy "ya fracasó en aquello que prometió" de que iba a sacar a España de la crisis y, por otra parte, no cree que las soluciones que ofrece el líder de Podemos sean "realizables" y, en cualquier caso, "no son lo que España necesita" para poner rumbo a "futuros más esperanzadores".
Por ello, ante la pregunta directa de si prefiere un país gobernando por Rajoy o por Iglesias, ella ha defendido que ella estaría "más tranquila" en un país "presidido por el PSOE, ni por Rajoy ni por Podemos", y así cree que lo estaría "la inmensa mayoría de los ciudadanos".
"NO ESTOY PARA CIENCIA FICCIÓN"
Díaz no ha desvelado qué haría si el partido le volviera a pedir que diera un paso al frente, como hicieron la mayoría de los 'barones' del PSOE en el proceso para elegir al sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba, porque ahora está centrada en su tarea en la Junta. "No estoy para ciencia ficción de lo que va a pasar en el futuro, yo estoy para los problemas que tiene la gente en estos momentos y para mejorar la vida de la gente, no me estoy planteando el futuro", ha dicho.
Eso sí, ha garantizado que no se arrepiente de la decisión que tomó entonces y ha explicado que lo hizo "convencida" de que era lo que "esperaban los andaluces" de ella y para "reforzar el vínculo de confianza" que le habían mostrado.
"Hice lo que tenía que hacer, cumplir con mi palabra y en este momento no me preocupa más el futuro, ni lo que iba a hacer mañana o pasado. Hice lo que creo que tenía que hacer y tenemos que empezar a hacer todos lo que los ciudadanos esperan de nosotros, que es cumplir con nuestra palabra", ha remachado.
Ahora, ha asegurado desconocer cómo está su partido en las encuestas, pero ha subrayado que el PSOE "no puede gobernar a golpe de encuestas". Lo que tienen que hacer los socialistas, a su juicio, es "mostrar un proyecto reconocible en los valores socialistas, sin acomplejarse por nadie", sino sintiéndose "orgullos de los cuarenta años de este país", pero también "realistas, sabiendo que hay muchísimas cosas que hay que cambiar, que la gente lo demanda con razón".
Al desayuno --patrocinado por Banco Popular, Fujitsu, Fundación Aquae, Telefónica, Altadis y KPMG-- ha asistido la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, y gran parte de la Ejecutiva federal, entre ellos el secretario de Organización, César Luena, el 'número tres', Antonio Pradas, y la secretaria de Relaciones Internacionales, Carme Chacón.
También han acudido diputados y senadores andaluces, el que fuera candidato a las primarias Eduardo Madina, los exministros José Blanco y José Bono, y el expresidente andaluz Manuel Chaves. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no ha estado presente ya que a la misma hora se celebraba en el Congreso de los Diputados el debate sobre el último Consejo Europeo, en el que da la réplica al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.