Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz lamenta que la "falta de respuesta contundente" en España ante la corrupción haya originado una "tormenta perfecta"

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha mostrado su preocupación este lunes por que la "falta de respuesta contundente ante la corrupción" en España haya provocado una "tormenta perfecta" y muy "nociva para la salud pública".
Díaz, que ha sido la encargada de presentar la intervención del presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, en un desayuno informativo, ha aprovechado para poner de manifiesto que, en estos tiempos, hablar de la honestidad de los políticos es como "mentar la bicha", porque la corrupción ha hecho mucho "daño a la democracia en nuestro país y a la autoestima que debemos tener como sociedad".
Ha recordado que en su discurso de investidura como presidenta de la Junta ya advirtió de que la corrupción se estaba convirtiendo en un "lastre demasiado pesado para nuestro sistema democrático" y que demandó un gran pacto de estado para luchar contra este problema.
Sin embargo, Díaz ha considerado que no se ha combatido eficazmente a los corruptos en este país y que se ha tendido un "manto de sospecha sobre todos los que se dedican a la actividad pública".
"Así, hoy muchos pecadores quedan impunes y, en cambio, hay muchos justos, la inmensa mayoría, que han de cargar con la culpa que es de otros", según ha lamentado Díaz, quien se ha mostrado convencida de que la inmensa mayoría de los ciudadanos que se dedican actualmente a la política y los que se han dedicado con anterioridad lo han hecho con "honradez".
LA PLURALIDAD DEL PARLAMENTO ANDALUZ
De otro lado, se ha referido al actual Parlamento andaluz, apuntando que los ciudadanos quisieron en las elecciones que hubiera más pluralidad en la institución. Ha indicado que ello es tan bueno como la representación que ha tenido la Cámara andaluza en otros momentos, simplemente porque es lo que han querido los ciudadanos.
Ha agregado que el Parlamento andaluz ahora, igual que en otros momentos, representa lo que los andaluces han considerado lo mejor desde la primera legislatura.
Díaz también se ha referido a aquellos que piensan que el Parlamento "luce más y es más interesante desde que llegaron y que, con ellos, por fin, entró la gente en la Cámara o lo que más grave, que hay quienes piensan que la decencia en los parlamentos de este país ha llegado cuando ellos han llegado".
La presidenta ha recordado a personas que han estado en el Parlamento desde la primera legislatura, de todos los partidos, que se han dedicado con honestidad, con honradez y con entrega en su representación del pueblo andaluz.
De otro lado, ha señalado que no le deja de llamar la atención que posiciones tan "divergente en lo político coincidan en demasiadas ocasiones, siendo polos opuestos en la política andaluza". "Será que los polos opuestos, como siempre nos enseñaron, tienden a atraerse", ha señalado.
Susana Díaz ha defendido el diálogo generoso y sincero como la vía para alcanzar los acuerdos que la ciudadanía reclama, con "altura de miras". Ha señalado que quien preside el Parlamento debe facultar ese diálogo, aunque el hecho de que sea fructífero no depende de él, sino de la voluntad de las partes que tienen que llevarlo a cabo.
En su opinión, Juan Pablo Durán está intentado con todas sus fuerzas que la Cámara sea un lugar habitable para todos e idóneo para el intercambio de ideas.
Ha definido a Durán como un hombre "honesto, fiel a sus convicciones, con unos valores profundos y con un gran compromiso con Andalucía". "Es una buena persona y un buen político que ha desempeñado siempre con honestidad las tareas que se le han encomendado", según ha expresado la presidenta, quien ha puesto en valor la sinceridad de Durán, que no oculta en ningún momento "lo que siente y piensa".