Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dignidad y Justicia acusa a la Fiscalía de la Audiencia Nacional de "actuar en función de golpes mediáticos"

Apoya la decisión de mandar a los titiriteros a prisión pero critica que no se hiciera lo mismo con el exjefe del aparato político de ETA
El presidente de la Asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha acusado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional de "actuar en función de los golpes mediáticos del momento" por el diferente criterio aplicado a la hora de pedir prisión preventiva para los dos titiriteros detenidos este viernes en Madrid y no, en cambio, para el exjefe del aparato político de ETA Aitor Elizaran.
Portero se ha mostrado "satisfecho" por la actuación policial y judicial con los artistas, que mostraron una pancarta en la que se leía 'Gora Alka Eta' durante una función infantil. Sin embargo, ha lamentado la "doble vara de medir" que, a su juicio, supone el trato dispensado al terrorista vasco, según ha manifestado en un comunicado.
"Entendemos que la fiscalía dirigida por Zaragoza actúa en función de los golpes mediáticos del momento, estirando el chicle de la aplicación de la legalidad cuando interesa o cuando hay mayor conmoción mediática que no jurídica --ha criticado--. Para dos titiriteros Zaragoza pide prisión en un delito menor, pero para un jefe de ETA con crímenes de lesa humanidad, responsable de un crimen sin resolver ETA, se limita a solicitar su presencia en el juzgado cada 15 días".
El presidente de Dignidad y Justicia ha señalado que Elizarán, a quien califica de terrorista y "genocida", lleva procesado desde octubre de 2015 por "delitos de lesa humanidad" y "acaba de regresar a España expulsado por Francia tras haber estado en una prisión francesa durante poco más de seis años".
Por ello, ha criticado que "ni el Fiscal Javier Zaragoza ni la jueza Carmen Lamela aprecian ese riesgo de fuga", pese a la proximidad del juicio oral y "habiendo decidido a su antojo cuando presentarse en la Audiencia Nacional, pesando sobre él una orden de detención".