Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputación vizcaína retira el cartel de 'Necesitamos la paz' porque "el final del terror en Euskadi ha llegado"

Bilbao dice a "ETA y su mundo que no ha conseguido nada para este pueblo" y que Euskadi "no les debe nada"
La Diputación foral de Vizcaya ha realizado este jueves el acto protocolario de retirada del cartel 'Bakea behar dugu. Necesitamos la paz', instalado en 1997, porque ETA "ha hecho público el único comunicado que nos interesaba, el del final del terror en Euskadi, que por fin ha llegado".
En el acto institucional previo a la retirada del cartel, desarrollado en el Salón de Recepciones del Palacio foral, han tomado parte el actual diputado general, José Luis Bilbao, encargado de leer la declaración acordada previamente en un consejo extraordinario, así como sus predecesores, Josu Bergara y José Alberto Pradera, junto al actual equipo de Gobierno foral, la presidenta de Juntas, Ana Madariaga, y todos los grupos junteros, a excepción de Bildu.
La retirada del cartel, que el propio diputado general ha ayudado a descolgar, ha sido presenciada por numerosos ciudadanos, así como por responsables políticos como el presidente del EBB, Iñigo Urkullu o el diputado del PNV Emilio Olabarria. La bajada del cartel ha estado acompañada también por una actuación de txalaparta.
Durante la lectura de la declaración, anterior a la retirada del cartel, el diputado general ha dicho "a ETA, y su mundo" que "no ha conseguido nada para este pueblo" y que Euskadi "nada les debe", aunque la banda terrorista debe "mucho" al pueblo vasco.
El texto recuerda que "en el acto institucional de celebración de la festividad de San Ignacio, Patrón de Vizcaya de 1997, el entonces diputado general de Vizcaya Josu Bergara, anunció públicamente que la Diputación iba a colgar un cartel reclamando la paz para este pueblo y que haría extensible a todos los municipios de Vizcaya de esta actuación", acto que se realizó el 29 de julio de 1997, cuando se colocaba en la balconada de la fachada principal un "gran cartel" que rezaba 'Bakea behar dugu. necesitamos la Paz'.
"Cuando tomé posesión de mi cargo como diputado general -continúa la declaración- en el año 2003, dije que mi mayor anhelo como representante de la ciudadanía de este Territorio era quitar ese cartel. Hoy cumplo mi deseo, y en nombre de todos los vizcaínos de buena fe, de esta generación y de las anteriores, lo retiraremos para siempre y la balconada de la Diputación volverá a estar como estaba, se mostrará tal cual es, como debía haber estado siempre".
Según el texto leído por Bilbao, este jueves es "un día para la historia", aunque , según ha dicho, "ni la historia de Vizcaya ni la de Euskadi comienzan hoy", porque "este pueblo ha sabido luchar y trabajar día a día por su presente y su futuro, desde siempre, sufriendo en menos de un siglo la sinrazón y el sufrimiento de la guerra, de la dictadura de Franco, del terrorismo, pero siempre con la cabeza bien alta".
"Mirando de frente a los problemas -continúa el texto- y trabajando en la construcción día a día de una sociedad, de un país, más justo, más solidario y más próspero. Y lo ha hecho con ellos en frente, contra ellos y a pesar de ellos".
El texto indica, sin mencionar expresamente la declaración de fin de la violencia realizada por ETA, que "era el único comunicado que nos interesaba, el del final del terror en Euskadi. Y, por fin, ha llegado".
"Dolor, dolor, dolor -prosigue el texto-. ¿Para qué ha servido tanto dolor? Para nada. Nada han conseguido, más que mucho dolor de tantas y tantas víctimas causadas por su deshumanizada acción".
En este sentido, Bilbao ha indicado, leyendo el texto, que a las víctimas "les debemos respeto, apoyo y, sobre todo, recuerdo. Les debemos Memoria con mayúsculas". "No vamos a olvidar nunca a quienes han padecido en sus carnes el azote terrorista. Su dolor y sufrimiento quedan en nuestra memoria. No les olvidamos. No os olvidamos. Formáis parte de nuestra Memoria viva y colectiva", añade el texto.
"NI ARMAS NI CAPUCHAS"
El diputado general ha afirmado que "la historia es de los que no hemos necesitado ni capuchas, ni armas, ni amenazas para llevar adelante nuestras ideas, nuestras creencias, nuestras ideologías, nuestros proyectos".
"Como siempre hemos repetido no existe ninguna patria, ni idea, ni religión ni proyecto que justifique la violencia, el asesinato, la extorsión. El fin nunca justifica los medios. Esta es, y no otra, la condición básica para que todos los derechos sean para todas las personas", ha agregado.
La declaración leída por Bilbao indica que "también es momento de agradecimiento a quienes han mostrado su compromiso con la causa de la Paz en Euskadi, los muñidores de la paz duradera, de la paz para siempre".
En ese sentido, el texto da las "gracias a su esfuerzo, el de los que los han desarrollado desde hace tiempo, y a los que han sido protagonistas en esta última etapa -muchos en silencio, en la sombra, arriesgando, dejando al margen los réditos particulares - pero verdaderos facilitadores de este nuevo tiempo". "Eskerrik Asko", reitera la declaración.
Bilbao ha afirmado también que "a ETA y su mundo, sólo quiero decirles que no habéis conseguido nada para este Pueblo. Nada. No os debemos nada. Nada". "Y, sin embargo, nos debéis mucho. La violencia deslegitima social y políticamente al que la practica, al que la apoya, al que la silencia y encima arrastra a los de su entorno", ha indicado leyendo la declaración.
El texto indica también que este jueves se da "un paso más en el camino emprendido hace muchas décadas por hombres y mujeres de este País para construir día a día nuestro pueblo, nuestra nación".
"Hoy, como decía al principio, no nace Euskadi, ni somos más vascos ni vamos a dejar de preocuparnos por lo que realmente preocupa a esta sociedad" pero "ya no valen capuchas ni armas, no valen amenazas ni imposiciones", continúa la declaración institucional.
En este sentido, el texto dice que "a partir de hoy, todos a sumar, a trabajar por los tres pilares básicos que necesita nuestra sociedad: bienestar social, valores que defiendan la convivencia y un futuro económico próspero y viable, que sea nuestro legado a las siguientes generaciones, y sin perder la memoria".
"Por un nuevo tiempo para Vizcaya Un tiempo lleno de esperanza, donde se respete de verdad a quien piensa diferente, de democracia plena. Un tiempo de Paz que nos lleve a una Euskadi en Libertad", concluye la declaración.