Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputada de Compromís dice que Camps, Blasco y Corinio forman "el trío lalalá antimorbo"

La diputada de Compromís en las Corts Valencianes Mireia Mollà ve al expresidente de la Generalitat Francisco Camps, al presidente de la cámara autonómica, Juan Cotino, y al exdiputado del PP y del grupo mixto Rafael Blasco como un "trío de las Azores antimorbo". "El trío lalala", asegura.
Así lo afirma en una entrevista a la revista Interviú, recogida por Europa Press, en la que asegura que hay "algunos" políticos sexy, y califica de "guapo, guapo" al nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a Albert Rivera, de Ciudadanos, y a Alberto Garzón, de Izquierda Unida.
"Del PP no digo ninguno, no los veo con buenos ojos", añade, para afirmaR que, para ella, la antítesis del deseo sería "Rajoy a la cabeza, Rajoy-Aznar hacen ahí un buen tándem".
Mollà afirma que en la Comunitat Valenciana se está viviendo la frase de "el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente" ya que "es como en ADN instalado en la política, en todas las instituciones". "Acabar con ello es casi una obsesión para mí. Mi trabajo, desde que soy diputada en las Corts Valencianes, se ha basado en esa frase y he tenido que estar más afrontando el absoluto poder corrompido que en la parte positiva, y eso consume mucho", lamenta.
"RITA BARBERÁ ES EL MAL"
La parlamentaria define a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, como "una persona que ha caminado por encima del mar, del agua", como Jesús, pero que ahora "se está pegando un chapuzón que está cayendo a las profundidades del océano. Una persona que ha estado por encima del bien y del mal, cuando ella era el mal", califica.
Mollà, que no se considera rebelde sino "muy crítica y discutidora", subraya que en España "hemos tenido una crisis de valores que probablemente sea la peor que hemos vivido" y que hace que "seamos tolerantes con lo intolerante e intolerantes con lo tolerable". En esta línea, defiende que hay que hacer cosas del tipo como besarse con alguien del mismo sexo para "visibilizar cuando una cosa no se ha convertido en normal".
Así, señala que la imagen suya y de su compañera de coalición Mònica Oltra, dos políticas heterosexuales, escenificando un beso en una publicación de internet dirigida al público LGTB, "normalizaría el tema: no tienes por qué ser gay o lesbiana para defender estos temas. Yo, heterosexual, defiendo el mundo LGTB sin ser parte de él".
"CALLADITA ESTÁS MÁS GUAPA"
Preguntada por si ser guapa ayuda en política o es peor, cree que la política "está pensada desde una perspectiva masculina, hay mucho machista, hombre y mujer" y recalca que no conoce a compañeros de las Corts "que los analicen hasta cómo van vestidos". "Me han dicho frases como 'calladita estás más guapa' o 'por qué tratas tan fríamente a los hombres del PP, como lo que ellos te tienen en consideración'... Típicas frases machistas".
Mollà se considera feminista, que define como "el luchar día a día por cambiar" la desigualdad en el trato de la mujer, y cree que hay "justificación para ser insumiso en ciertas cuestiones". Así, apunta que le gustaría que la Policía tomara un "papel más insumiso ante cuestiones que son objetivamente injustas".
En esta línea, anuncia que va a practicar la frase de "ante leyes injustas, la desobediencia civil es un derecho", porque "si empezamos a asumir como normal, como justo un modo de vida, cuestiones tan injustas como las leyes que se están aprobando o la forma en que no están censurando, como ciudadanos estamos haciendo un flaco favor a esta sociedad".