Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputado de ICV se niega a declarar ante la Audiencia Nacional por el bloqueo al Parlament

El diputado de ICV-EUiA en el Parlament Joan Boada presentará un escrito ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco para que le dispense, junto con el también diputado Salvador Milà, de declarar por el bloqueo del Parlament el 15 de junio, porque no tienen "nada que decir", aunque irán si les obligan.
En un apunte en su blog, recogido por Europa Press, Boada asegura que no quieren "colaborar con sectores de la derecha catalana en criminalizar el movimiento de los indignados", y señala como único responsable político de lo ocurrido al conseller de Interior, Felip Puig.
"No supo montar un dispositivo que pudiera afrontar la reivindicación ciudadana y permitiera el paso a los diputados y personal del Parlament", opina el ex número dos de Interior en la etapa del tripartito.
Según Boada, la Audiencia Nacional no debería juzgar unos hechos de este tipo porque es un "organismo judicial obsoleto que debería ser anulado".
QUIEREN CRIMINALIZAR EL MOVIMIENTO
Lamenta que se haya querido aprovechar unas actuaciones "muy desagradables y minoritarias para criminalizar un movimiento que pone en cuestión algunas decisiones de la política y el mundo de las finanzas", y asegura que ningún diputado de su partido ha denunciado los insultos, amenazas, golpes y pintadas que sufrieron.
No obstante, admite que su vida política "tiene un antes y un después de los hechos del 15J" pero que, pese al dolor e impotencia que sintió, insiste en que no colaborará con quienes, según él, quieren que desaparezca un movimiento que reclama más democracia, transparencia y participación ciudadana.
El juez Velasco ha citado a declarar al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y a otros 10 diputados como perjudicados en la causa que investiga los incidentes que un grupo de indignados protagonizó el 15 de junio para tratar de impedir el acceso de los electos al Parlament.