Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputado socialista vislumbra más divisiones en la izquierda y carga contra la vía utópica, populista y antisocial

El diputado del PSOE por Segovia y portavoz socialista en la Comisión de RTVE, Juan Luis Gordo, ha advertido de que la izquierda, ahora dividida, va camino de fragmentarse aún más y ha culpado de ello al poder económico, que según ha dicho "controla" a su vez a los medios de comunicación públicos, y a una "izquierda utópica, populista y ensimismada" que se encuentra al margen de la realidad.
A través de su blog, 'El cuaderno de Juan Luis Gordo, el parlamentario segoviano ha señalado que ante la situación actual de crisis, en la que crece la desigualdad y el desasosiego, la izquierda sociológica está despistada y sus valores entran en contradicción con las doctrinas económicas que propugnan la libre acción del mercado y la abstención del Estado en la acción de gobierno.
Mientras tanto, ha asegurado, la derecha lo tiene claro y aboga por la política del 'laissez faire' propugnada por la doctrina económica liberal y neoliberal, con la mínima expresión del Estado. Para ella, según Gordo, el mercado lo equilibra todo y la generación de riqueza está asociada a la desigualdad, y en política su acción es más que nunca "monolítica".
"En España se abarca desde la derecha extrema hasta amplios sectores del centro izquierda. Su posición estratégica es firme. Para ello cuentan con un gran aliado: el poder mediático. Más en un momento en el que cuentan con mayoría absoluta y mucha desvergüenza democrática que les permite cambiar las reglas de juego en su favor sin ningún pudor", se ha quejado.
IZQUIERDA REAL E IZQUIERDA ANTISOCIAL
En su entrada, titulada 'La izquierda antisocial', el diputado socialista ha incidido en que en España hay una izquierda "realista" y otra "virtual". La primera, ha dicho, tiene como meta disminuir todo lo posible la miseria y buscar la mayor cohesión social, de manera que se luche contra la desigualdad y se alcance la justicia social en un marco democrático y de libertad.
Frente a ella, la izquierda "utópica" propugna un mensaje "populista", considera que la escasez de recursos no es un problema y acepta el sistema capitalista como medio de organización del mercado y la sociedad, pero no sus reglas del juego, ni incluso en su "versión más dulce" que supone el reparto de la riqueza a través de una política fiscal progresiva.
En opinión de Gordo, sus propuestas trasgreden sus reglas básicas. En este sentido, ha recordado que no pagar la deuda del Estado supondría la quiebra casi inmediata de la red empresarial por falta de financiación o el impago de los funcionarios. Lo mismo, según ha agregado, ocurriría con la sostenibilidad del sistema ante la presencia generalizada de una renta de ciudadanía o la falta de ingresos para garantizar el sistema de reparto de las pensiones.
"UN PERFECTO ALIADO DEL PODER"
"Esta izquierda vive su mundo, un mundo al margen de la realidad social y económica. Otros sistemas económicos y sociales alternativos han demostrado su fracaso e ineficiencia social, deviniendo en sistemas totalitarios. Solo basta mirar a América Central o Latina para comprobar sus efectos", ha argumentado.
Para el parlamentario segoviano, esta izquierda "utópica" solo sirve para romper el frente político común contra la derecha y garantizar su supremacía y se configura como el "perfecto aliado" del poder económico liberal y neoliberal "bajo el caramelo de la notoriedad mediática".
Al respecto, Juan Luis Gordo ha recordado que esta izquierda ya tiene representación en el Parlamento y ha apuntado que, según se deduce de las encuestas, otros grupos emergentes la podrán tener aún más, si bien ha asegurado que su contribución a corregir la desigualdad social no solo es nula, sino que además repercute negativamente.
"Su única bandera es la defensa de los logros sociales alcanzados por la izquierda real, a la que critican y han intentado hundir desde hace tiempo. Se trata de una izquierda antisocial que no ha sido ni será nunca alternativa de gobierno. Su mejor antídoto es la sensatez del pueblo español y la buena fe de los españoles que desean una sociedad más justa y equilibrada socialmente de verdad", ha concluido.