Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputados de ICV rebajan la tensión del asedio al Parlament pese a mostrarle fotos de los indignados increpándoles

Tildan de "desastre" el despliegue policial que la Generalitat montó el día del bloqueo a la Cámara autonómica
Los diputados de ICV Salvador Milá y Joan Boada junto al exparlamentario de Solidaritat Catalana per la Independencia Alfons López Tena han rebajado en la Audiencia Nacional la tensión vivida durante el bloqueo al Parlament de Cataluña que se produjo el 15 de junio de 2011 por parte de un grupo de manifestantes del movimiento 15M.
Los catalanes han afirmado que no fueron agredidos físicamente ni sintieron que la situación fuese peligrosa, cuando se les han mostrado varias imágenes y vídeos en los que se podía observar a varios manifestantes increpando y acercándose a cada uno de ellos durante su recorrido al Parlament.
Este testimonio ha chocado con el relatado momentos antes por videoconferencia por los entonces parlamentarios de CiU, que han recordado el "miedo" y las agresiones sufridas mientras se dirigían a la Cámara autonómica y cómo tuvieron que refugiarse en las comisarías. La exconsejera Montserrat Tura ha afirmado que no sintió miedo, pero sí vio alterada su libertad y su derecho a ejercer sus funciones parlamentarias.
Así se ha pronunciado durante la tercera jornada del juicio que se sigue contra 19 acusados por asediar la Cámara autonómica para protestar contra los recortes e impedir que los parlamentarios votaran los Presupuestos catalanes. Unos hechos por los que el Fiscal pide cinco años y medio de cárcel y Manos Limpias nueve años de prisión para cada uno de ellos.
En la sede que la Audiencia Nacional tiene en San Fernando de Henares (Madrid), el parlamentario ecosocialista Salvador Milà ha aseverado que no observó "ningún tipo de agresión ni de maltrato" y que se limitó a mantener un breve diálogo sobre los recortes con una pareja, a la que aseguró que no votaría a favor de los presupuestos por considerarlos "profundamente antisociales". "No tuve ninguna incidencia ni física ni moral", ha añadido.
A su juicio, la sesión plenaria se retrasó una media hora pero luego se desarrolló con normalidad una vez llegaron todos los diputados. "No he visto impedido el ejercicio de mis funciones", ha indicado, para precisar que ha renunciado a ejercer la acusación en esta causa.
LANZAMIENTO DE PINTURA Y BOTELLAS VACÍAS
El dirigente de ICV Joan Boada ha afirmado que los manifestantes le insultaron, le arrojaron pintura al cuello y le lanzaron una botella vacía, pero ha rechazado calificar de "peligrosa" la situación ya que finalmente pudo llegar al Parlament por calles accesorias.
Boada ha considerado un "desastre" el despliegue policial que se puso en marcha y ha señalado que los parlamentarios no recibieron la suficiente información sobre cómo acceder a la puerta de la Cámara legislativa que se encontraba abierta.
"Desde mi humilde opinión y cierta experiencia de cuatro años creo que era un desastre de dispositivo policial y que parecía que había una cierta intención de hacerlo tan mal para que los diputados nos sintiéramos perjudicados en esa situación", ha afirmado quien fuera secretario general de Interior de la Generalitat.
La sesión ha concluido con el testimonio de Alfonso Lopez Tena, de Solidaritat Catalana per la Independencia, que ha afirmado que "en ningún momento" sufrió una "agresión física". "No me empujaban, simplemente hacían una barrera parar que no pudiese pasar", ha agregado.
En el momento en que se le ha mostrado una fotografía en la que se aprecia a una mujer empujándole, Lopez Tena ha respondido al fiscal que realmente la chica intentaba "acercarse y el la apartó".
Ha añadido que los manifestantes le pusieron la zancadilla y estropearon su vestimenta con una "sustancia líquida". "No temí en ningún momento por mi integridad", ha remachado.
Durante la mañana, la diputada de CiU Ana Isabel Marcos ha recordado la crisis de ansiedad que sufrió, Gerard Figueras ha relatado las "patadas, escupitajos y golpes" que recibió, Antoni Fernández ha indicado que el vehículo oficial de Artur Mas fue zarandeado y el exparlamentario invidente Josep Maria Llop ha señalado que los exaltados quisieron arrebatarle el perro guía mientras gritaban: "Convergentes, os vamos a matar".
El juicio se reanudará este jueves con la declaración por videoconferencia desde la sede de la Generalitat, Artur Mas, y el consejero de Territorio, Santiago Vila. Desde el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, declararán Jordi Turull y Ernest Maragall. Posteriormente, comparecerán varios Mossos y tres testigos directos de los hechos, mientras que la presidenta del Parlament, Nuria de Gispert, declarará por videoconferencia el 25 de abril.