Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disidentes abertzales intensifican sus intentos de captación de descontentos en el entorno de ETA, según el Gobierno

El Ejecutivo califica de "caduca" la estrategia terrorista de intentar hacer valer su arsenal de armas
Grupos disidentes contrarios a la línea oficial que actualmente mantiene la izquierda abertzale han reforzado sus intentos de captar miembros para su causa entre los descontentos del entorno de ETA, según sostiene el Gobierno en su informe anual de Seguridad Nacional recogido por Europa Press en el que se hace balance del año 2015.
"Durante 2015 se ha producido un relativo reforzamiento de los grupos disidentes, que han intensificado su actuación y visibilidad, así como sus intentos de captación de individuos y sectores descontentos del entorno terrorista. De la amalgama de impulsos disidentes, habrían surgido los autores de los actos de kale borroka más graves perpetrados en 2015", informa el Ejecutivo.
Ante esta situación, el Gobierno detalla que "se han realizado actividades, especialmente de inteligencia, encaminadas a identificar posibles focos de radicalización y derivas radicales tanto de individuos como de organizaciones".
Según dice el informe, ETA se encuentra en una "situación crítica", el "peor momento de su historia, sin apenas militantes ni referentes en su dirección y obligada a poner sus expectativas en un cambio de política antiterrorista, en el marco de una estrategia caduca que pretende hacer valer el arsenal del que dispone todavía".
El documento también hace referencia a otros movimientos de terrorismo autóctono como Resistencia Galega, que "sigue activa y con un alto grado de intencionalidad, aunque con una capacidad de acción limitada, lo que le obliga a largos periodos de inactividad, cada vez más acentuados".
"Respecto al anarquismo violento sigue siendo un fenómeno emergente con una importante dimensión internacional que requiere esfuerzos de inteligencia y cooperación transfronteriza", indica el informe de Seguridad Nacional.