Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Duque instala la sede de Aizoon junto al despacho su abogado

La inmobiliaria y el bufete están en el Paseo de Gràcia 81
El Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, ha trasladado su inmobiliaria Aizoon, cuya titularidad ostenta con la Infanta Cristina, al mismo local donde está ubicado el despacho de su abogado, Mario Pascual Vives.
Así, el domicilio social de la consultora ha pasado de estar situado en la calle Balmes de Barcelona al Paseo de Gràcia número 81, en la misma planta donde el letrado ejerce su actividad profesional.
Así se desprende de los nuevos datos publicados por el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), consultados por Europa Press, que revelan que la nueva sede de Aizoon, de la que Urdangarin es administrador único, es a partir de ahora la misma que la del bufete Brugueras, García-Bragado, Molinero y Asociados.
Fue en la sede anterior donde los investigadores llevaron a cabo los registros que dieron impulso, en el marco de la Operación Babel, a las pesquisas en torno a las presuntas irregularidades cometidas a través del Instituto Nóos, presidido entre 2004 y 2006 por el yerno del Rey Don Juan Carlos.
En el caso de Aizoon, se trata de una de las sociedades a través de las cuales Urdangarin y su exsocio Diego Torres se habrían embolsado unos 5,6 millones de euros de Nóos.
Más en concreto, el marido de la Infanta Cristina cobró más de 747.000 euros a través de su inmobiliaria tan sólo entre los años 2004 y 2005, tal y como consta en el amplio sumario de la causa, que conforma una de las 26 piezas separadas del caso Palma Arena.
Las acusaciones consideran a ambos imputados responsables de urdir un entramado societario cuando los dos estaban al frente de Nóos con el fin de hacerse con los fondos públicos y privados que recibía la entidad.
Para ello, fijaban precios totalmente desproporcionados por los servicios que prestaban a la Administración y posteriormente simulaban trabajos ficticios a mercantiles del entramado societario de Nóos.
Estas cantidades acababan presuntamente así en manos de empresas controladas por los dos imputados.
Todo ello a través de mercantiles de las que eran propietarios y administradores: junto a Aizóon se encontraban Nóos Consultoría Estratégica, Virtual Strategies S.L., Shiriaimasu, Intuit Strategy Innovat y De Goes Center For Stakeholder Management, empresas que centran el foco de atención de las investigaciones junto al propio Instituto Nóos, que entre 2004 y 2007 recibió del Govern balear y la Comunidad Valenciana un total de 5,8 millones mientras que de entidades privadas percibió hasta 4,4 millones de euros.
Los investigadores apuntan que Urdangarin y su exsocio Diego Torres encabezaron una trama a través de la cual se habrían apoderado de 5,8 millones de los fondos públicos que percibió Nóos.
En concreto, falsedad documental, prevaricación, fraude a la administración y malversación de caudales públicos son los delitos que se indagan en este fleco del caso Palma Arena.