Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Durao Barroso dice que la unidad europea se enfrenta a "egoísmos nacionales" y "nacionalismos extremos"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha destacado este jueves que la aspiración a la "unidad europea" se enfrenta "más de una vez a lo que pretendía superar", a "los egoísmos nacionales, los nacionalismos extremos, las guerras".
Barroso, que ha recogido el 'Premio Europeo Carlos V' 2014 de manos del S.A.R el Príncipe de Asturias, ha expresado que, "como europeo", cabe "recordar que la aspiración a la unidad europea es antigua y se confunde con la historia de Europa", y que "la historia del pensamiento europeo ha demostrado que el sueño de la unidad europea es indestructible".
El galardonado ha citado textualmente las palabras de Jean Monnet diciendo que "la unión de los pueblos en la libertad y la diversidad, la revolución que quiere hacer posible un nuevo desarrollo de nuestra civilización y permitirle un nuevo renacimiento se inicia en estos días en que se constituyen las primeras instituciones supranacionales de Europa".
A este respecto, Barroso ha asegurado que la Unión Europea que hoy conocemos es un proyecto político "absolutamente único en la historia", y que se trata de "unir a las naciones, pero también a los pueblos", ya que "son claramente los pueblos, las personas y su interés general los que centran la construcción europea".
"DIVERSIDAD" COMO "FUERZA" de la UE
Barroso también ha querido destacar durante su discurso de agradecimiento, la "libertad", ya que la "unión" se basa "en el consentimiento mutuo y no en la fuerza" y ha añadido que los "Estados Miembros aceptan libremente compartir su soberanía" y en ese "libre consentimiento" donde "reside la fuerza unificadora del proyecto europeo".
También se ha referido a la "diversidad" como una de las "principales fuerzas" de la Unión Europea, ya que nunca la ha "excluido", sino que "siempre se ha nutrido de diferencias, contrastes e incluso tensiones".
Según ha dicho, lo que hace "tan único y particular el proyecto europeo" es haber conciliado la "legitimidad de los Estados democráticos con la legitimidad de las instituciones que " protegen el interés general europeo".
El presidente de la Comisión Europea también ha querido destacar que en la "era de la mundialización", la Unión Europea es "más que nunca" un "multiplicador de la potencia de cada Estado miembro" y la "soberanía de cada uno de ellos no puede ser plenamente realizada sin compartirla" y que España y Portugal son "conscientes de todo" lo que deben a la "visión de la construcción europea" ya que "entre otros logros" ha permitido "afianzar la democracia" en ambos países.
Además, Durao Barroso ha dicho que la Unión Europea "sigue siendo la más formidable y original construcción política que permite garantizar la paz, la democracia, la solidaridad y la equidad" y que "la voz de Europa es más oída y respetada en el mundo", en materia de transferencia de soberanía, como "el comercio, la competencia y la moneda".