Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EA dice que el pacto PSOE-Ciudadanos "nació muerto" y que el PNV se desmarca para no aparecer "retratado con perdedores"

Eusko Alkartasuna afirma que el pacto entre PSOE y Ciudadanos "nació muerto" y es un "acuerdo tallado en cartón piedra" y, en este escenario, cree que el PNV se "desmarca" de ese acuerdo porque "no desea aparecer retratado con aquellos que se van a posicionar en el estrado de los perdedores".
En una reflexión incluida en su web, la formación liderada por Pello Urizar señala que el papel "lo aguanta todo", hasta "diseños de edificaciones que jamás podrán construirse" y, en este sentido, asegura que PSOE y Ciudadanos "han escenificado un pacto que ambos saben que no se podría materializar sin la ayuda de un tercero, que, hoy por hoy, no parece estar por la labor"
"Han jugado conscientemente a echar las pocas cartas que les quedan a ambos. Pedro Sánchez, sabedor de que ésta es la única posibilidad que tiene de ser presidente, reivindica un pacto de izquierdas pero pacta con la versión moderna de la derecha de siempre y Albert Rivera, sin el más mínimo rubor, anuncia que si la investidura de Sánchez no sale, negociará para que salga la de Rajoy", asegura.
EA afirma que el "ansia de poder" de Sánchez y sus propias necesidades han llevado a un partido que "dice ser federal" como el PSOE a pactar con un "partido centralista" como Ciudadanos.
"Un acuerdo con el diablo (para unos y otros), en el que el mayor beneficiario es este último partido, que ha jugado a ver quién le facilitaría antes el poder. Rivera juega a ser hombre de centro y facilitador de cara a la investidura y mientras el pacto genera inquietudes en las propias filas socialistas", apunta.
EA indica que, según los datos oficiales facilitados por el propio PSOE, "apenas" un 50% de la militancia socialista participó en la consulta propuesta por Sánchez y no se conoce el sentido del voto de "algunos destacados dirigentes que han preferido mantenerse en silencio ante el esperpento".
Según destaca, "ciertas cesiones" de los socialistas, como la supresión de las diputaciones provinciales, "han levantado ampollas" entre los barones de Sánchez.
"PACTO MUERTO"
A su juicio, el acuerdo de ambas formaciones es un pacto que nació "muerto" y es "un acuerdo tallado en cartón piedra sin ningún peso que solo sirve como estrategia de marketing".
"Sánchez, quien ha estado jugando al cambio mediante la apelación a 'la gran coalición de izquierdas', sabía que un pacto con la formación de Albert Rivera iba suponer un rechazo, de facto, por parte de la formación morada dirigida por Pablo Iglesias -que, por otro lado, es a quien más le interesa que se repitan las elecciones-", apunta.
Asimismo, en opinión de EA, el PP no quiere ser "un figurante en la obra" y, por lo tanto, "difícilmente va a apoyar a un pacto que no tutele él y en el que algún popular sea candidato".
Eusko Alkartasuna cree que, incluso aunque la investidura saliese adelante, sería "muy difícil" que la reforma exprés de la Constitución pactada por los socialistas y la formación naranja "superase el rodillo de los populares en el Senado".
"¿Y dónde se coloca el PNV en este escenario? Desde su habitual equidistancia, en un inicio, no se mostró contrario a la reforma constitucional, dado que no socavaba el autonomismo vasco -no se contempla la supresión de las diputaciones vascas-. Pese a ello, Ciudadanos, que se caracteriza por querer desterrar los 'privilegios' territoriales, afirma que no cejará en ese objetivo y que la cuestión vasca suponía un escollo demasiado grande que podía impedir un acuerdo con los socialistas. En un futuro volverán a atacar a Euskal Herria", señala.
"Pero eso fue a principio de semana. Para el viernes los jeltzales ya se habían desmarcado de dicho pacto. No desean aparecer retratados con aquellos que se van a posicionar en el estrado de los perdedores", señala.
A su juicio, el panorama de cambios que auguraban en el Estado y que "ansiaban que dejase un nuevo tiempo también en Euskal Herria tendrá que esperar". "Nada de lo que pueda salir ni de esta situación ni de una supuesta repetición de las elecciones parece que pueda aportarnos nada. Una vez más, esto es lo que nos ofrece España: frustración y falta de expectativas", concluye.