Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EE.UU. dice que está centrado en restablecer el orden democrático en Honduras

Un manifestante armado con un palo pasa junto a un grafiti en contra del presidente interino de Honduras Roberto Micheletti, cerca a la Casa Presidencial en Tegucigalpa, capital que amaneció con una aparente tranquilidad en las calles tras un toque de queda que duró hasta las 06.00 horas (12.00 GMT). EFEtelecinco.es
La Casa Blanca aseguró hoy que se encuentra "centrada en restablecer el orden democrático" en Honduras tras el golpe militar contra el presidente Manuel Zelaya el domingo.
En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, indicó: "colaboramos con la Organización de Estados Americanos y la comunidad internacional para restablecer el orden democrático".
Hasta el momento, según Gibbs, Obama no ha hablado directamente con ningún líder latinoamericano acerca de la crisis, aunque sí tiene previsto plantearla con el presidente colombiano, Álvaro Uribe, de visita en Washington y con el que se encuentra reunido en el Despacho Oval.
Obama, precisó el portavoz, no ha hablado con Zelaya desde el golpe militar.
En sus declaraciones, el portavoz indicó: "lo que hemos visto este fin de semana ha sido una grave alteración del orden democrático", que Estados Unidos trató de evitar.
La declaración de Gibbs se produjo después de que la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, pidiera la restauración del orden democrático en Honduras, aunque aclarara que por ahora, el Gobierno estadounidense no suspenderá la ayuda económica al país centroamericano, tras el "golpe de Estado" este domingo.
"La prioridad inmediata es restablecer el orden democrático pleno", dijo Clinton en una rueda de prensa.
"Creemos que esto se ha convertido en un golpe de Estado", afirmó la secretaria de Estado.