Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EE.UU. dice que se toma "muy en serio" una nueva reducción del arsenal nuclear

Estados Unidos presentó a principios de noviembre sus propuestas para prorrogar y enmendar el START. EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno de Estados Unidos afirmó hoy que se toma "muy en serio" una nueva reducción del arsenal nuclear dentro de las negociaciones con Rusia para sustituir el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) que expira en diciembre.
El diario británico The Times informó hoy de que el presidente de EE.UU., Barack Obama, proyecta convocar una reunión con Rusia destinada a conseguir una reducción del 80 por ciento de los respectivos arsenales de armas nucleares, lo que disminuiría de 5.000 a 1.000 el número de ojivas atómicas de cada potencia.
"No voy a entrar en números específicos, pero esta administración se toma muy en serio más reducciones en el arsenal nuclear", señaló el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood, en su rueda de prensa diaria.
La primera ronda de conversaciones entre EE.UU. y los países herederos del arsenal atómico de la URSS -Rusia, Bielorrusia, Kazajistán y Ucrania- terminó en noviembre pasado en Ginebra sin un acuerdo para extender la vigencia del START.
Los cinco países declararon en un comunicado que "continuarán considerando el asunto", pero que la decisión sobre si se extiende o no el START puede adoptarse hasta el mismo día en que expire, el 5 de diciembre.
El START fue suscrito en julio de 1991 entre la Unión Soviética y EE.UU., y en él ambas potencias se comprometieron a reducir su arsenal de cabezas nucleares de 10.000 a 6.000 cada una.
Estados Unidos presentó a principios de noviembre sus propuestas para prorrogar y enmendar el START.
Ante las discrepancias -fomentadas por los planes de EE.UU. de instalar un escudo antimisiles en Polonia y en la República Checa y las amenazas de Moscú de desplegar cohetes tácticos Iskander en Kaliningrado- en diciembre viajó a Moscú el subsecretario para el Control de Armas y Seguridad Internacional, John Rood.
Por su parte, Rusia presentó sus observaciones al borrador estadounidense.
Moscú ha manifestado en repetidas ocasiones su disposición a considerar las propuestas estadounidenses para una nueva versión del acuerdo, que limita el arsenal estratégico de ambos países y especialmente el número de misiles intercontinentales.
Rusia considera necesario un renovado START y ha dicho que está abierta a las negociaciones, pero considera indispensable solucionar el problema del escudo antimisiles.
Moscú dijo recientemente que suspende sus planes de desplegar cohetes Iskander en Kaliningrado hasta que Washington decida si sigue adelante con su proyecto del escudo antimisiles en Europa del Este.
El Gobierno de EE.UU. revisa actualmente los planes del anterior Ejecutivo para el despliegue de un escudo, pero también ha dejado claro que si considera que este sistema funciona, lo apoyara al cien por cien, según recordó la semana pasada Wood.