Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC cree que Margallo anticipa el 'no' de Rajoy a la consulta y CiU lo ve autoritario

C's critica que el ministro sea "el portavoz de las relaciones Cataluña-España"
El secretario general adjunto de ERC y diputado en el Parlament, Lluís Salvadó, ha lamentado que las declaraciones este martes del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, sobre la situación de Cataluña "anticipan" el 'no' que dará el presidente Rajoy a celebrar una consulta en Cataluña.
En rueda de prensa desde la Cámara catalana, ha criticado que las palabras del ministro son "un nuevo portazo a la voluntad política de los catalanes", y le ha advertido de que desde Cataluña ya no se busca el encaje con España, sino la independencia.
Margallo ha cerrado la puerta a un referéndum pactado y ha apostado por "buscar una fórmula" que permita a Cataluña encajar en España a través de una reforma de la organización territorial del país respetando siempre la unidad de España y una revisión del modelo de financiación.
ERC considera que cualquier oferta de nuevo modelo territorial o nueva financiación autonómica "llega tarde", y ha avisado de que el 'no' a la consulta evidenciaría que el España tiene una calidad democrática baja.
Para el líder de CiU en el Parlament, Jordi Turull, Maragallo se expresa con una "ortodoxia autoritaria" que desagrada a los nacionalistas, y ha advertido al Gobierno de que Cataluña será en el futuro lo que quieran los catalanes, no el Ejecutivo español.
"DINÁMICA SEPARATISTA"
El portavoz de C's, Jordi Cañas, ha criticado que el Gobierno avale que sea precisamente el ministro de Exteriores el que asuma el cargo oficioso de "portavoz de las relaciones Cataluña-España".
C's ha pedido al Ejecutivo español que no entre en la "dinámica separatista" de negociar un encaje nuevo de Cataluña, ya que el Estado necesita una reforma territorial global, no una parcial que sólo afecte a la comunidad catalana.