Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP cuestionan al TC por la continuidad de su presidente

Los grupos de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP en el Parlament han coincidido este martes en cuestionar al Tribunal Constitucional (TC), después de que el alto tribunal haya rechazado las peticiones de recusación contra su presidente, Francisco Pérez de los Cobos, que habían presentado el Gobierno catalán y el Parlamento por la militancia del magistrado en el PP y sus declaraciones sobre los catalanes.
"Creemos que es una decisión más que demuestra la decadencia del TC en todo lo que a Cataluña se refiere", ha explicado el presidente del grupo de CiU en el Parlamento, Jordi Turull, en rueda de prensa.
La 'número 2' de ERC, Marta Rovira, ha asegurado que a su partido no le sorprende que se rechace la recusación puesto que, en su opinión, es un órgano político, "creado por el PP y PSOE, ambos designan a sus propios magistrados y suele decidir bajo sus voluntades".
Desde el PSC, Maurici Lucena ha señalado que Pérez de los Cobos debería haber dimitido y ha añadido: "Nos parece fatal cada día que pasa en el que el presidente del TC sigue en su sitio".
Dolors Camats (ICV-EUiA) ha dicho que el TC toma "una decisión absolutamente desigual", y ha recalcado que mientras que Pérez de los Cobos continuará en el cargo, el exmagistrado Pablo Pérez Tremps fue recusado por haber participado en un informe académico que luego se utilizó para redactar el Estatut de 2006.
El diputado de la CUP Quim Arrufat ha lamentado que "no exista la separación de poderes" en el Estado, y se ha mostrado convencido de la imposibilidad de cambiar la politización que, a su juicio, sufre el Tribunal Constitucional.
C'S PIDE REFORMAS
El portavoz de C's en el Parlamento catalán, Jordi Cañas, ha asegurado que la decisión tomada por el alto tribunal "políticamente no beneficia en absoluto a las complejas decisiones que tiene que tomar el TC, que deben estar fuera de cualquier tipo de sospecha de imparcialidad".
Según Cañas, la reforma del TC es uno de los asuntos pendientes de la democracia española, y ha apreciado que "cualquier sombra de falta de independencia es una mala noticia", aunque ha criticado a otros partidos catalanes que han propuesto para el Consell de Garanties Estatutàries personas que militan en formaciones políticas.