Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC consumirá más de 80 por ciento del tiempo del que disponen los ocho partidos que conforman el Grupo Mixto

El portavoz parlamentario de Esquerra Republicana (ERC), Alfred Bosch, consumirá más del 80 por ciento del tiempo del que disponen los ocho partidos que conforman el Grupo Mixto para intervenir en el debate sobre la consulta soberanista que tendrá lugar este martes en el Congreso.
La Junta de Portavoces decidió la semana pasada que cada uno de los grupos parlamentarios dispusiera de veinte minutos para un discurso inicial y de diez minutos para la réplica, un tiempo que el Grupo Mixto se ha distribuido en esta ocasión de manera muy diferente a otros 'grandes' debates en el Pleno.
El Mixto, que suele favorecer con el tiempo a los partidos con mayor número de escaños --como es el caso de Amaiur o ERC--, ha decidido primar esta vez en el reparto a ERC por ser uno de los partidos proponentes de la iniciativa aprobada por el Parlament y el único catalán que integra el heterogéneo grupo parlamentario. A ello también se suma el hecho de que la coalición abertzale haya decidido donar la mitad de su tiempo.
Así, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias, ERC dispondrá de 15 minutos para su primera alocución y Amaiur de cinco, mientras que el resto de miembros del grupo tendrá dos minutos cada uno. Como novedad: los diez minutos de réplica serán exclusivamente para el representante de los independentistas catalanes.
Esquerra Republicana ya está representada también en la delegación enviada por el Parlamento catalán pues su diputada autonómica Marta Rovira es una de las tres voces que defenderán la iniciativa legislativa y dispondrá de unos 15 minutos entre presentación y réplica.
En todo caso, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha prometido una "interpretación generosa" del Reglamento, con lo que se prevé que el consumo de los tiempos de intervención no sea excesivamente estricto.