Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC planteará que la cuestión catalana sólo se resuelve democráticamente o por la "violencia judicial"

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, planteará al líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante el debate de investidura de la semana que viene que la cuestión catalana sólo se puede solucionar por dos vías: la "democrática" o recurriendo a la "violencia judicial".
Según ha confirmado Tardà a Europa Press, durante su intervención ante el Pleno de la Cámara Baja el próximo miércoles, 2 de marzo, preguntará al candidato socialista qué opción quiere escoger como presidente del Gobierno.
El diputado republicano también argumentará por qué considera que la Generalitat está "legitimada para culminar el proceso hacia la independencia" de Cataluña, al tiempo que denunciará la "cerrazón" que, a su juicio, mantiene el "sistema político español", concretamente el que rechaza este proceso.
SU PALABRA NO TIENE NINGÚN VALOR
Por otra parte, Tardà abordará también otras cuestiones de ámbito nacional, en las que recalcará a Sánchez que, para él, "la palabra del PSOE no tiene ningún valor", ya que el acuerdo de legislatura que han alcanzado los socialistas con Ciudadanos no incluye, a su juicio, muchos de los compromisos que adquirieron la pasada legislatura.
Así, ha puesto el ejemplo de la Ley de Educación aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy y que el PSOE, con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente, prometió derogar durante un acto solemne en 2013 con el resto de grupos parlamentarios de la oposición.
Según ha destacado Tardà, este asunto ni siquiera aparece en el pacto con Ciudadanos, por lo que afeará a Sánchez durante el debate de investidura que los compromisos de los socialistas son "más falsos que un euro marroquí".