Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC justifica por la "alarma social" su propuesta para abrir una investigación en el Congreso sobre corrupción

Esquerra Republicana (ERC) ha enviado una propuesta a todos los grupos parlamentarios para crear una comisión de investigación en el Congreso sobre los casos de corrupción registrados en España en los últimos años, una iniciativa cuenta ya con el aval de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias.
Los republicanos catalanes plantean esta solicitud el mismo día en que el PP ha hecho valor su mayoría absoluta para vetar en la Junta de Portavoces la celebración de una Pleno monográfico sobre corrupción con presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tal y como solicitaban el PSOE e IU-ICV-CHA.
El grupo parlamentario que capitanea Cayo Lara lleva tiempo reclamando una comisión de investigación en este sentido pero hasta el momento todos sus intentos se han topado con la negativa del PP incluso a que la solicitud sea debatida.
ANTE LA INDIGNACIÓN SOCIAL
ERC justifica su petición ante la gravedad de los últimos casos de corrupción destapados que afectan principalmente a PP y PSOE, y que, según remarca, han creado "alarma" e "indignación social" y, además, "redundan en el descrédito ciudadano respecto de la política, de los partidos políticos, de los cargos públicos e, incluso, de las administraciones públicas y, por extensión, de la propia democracia".
Por ello, cree "oportuno" impulsar una comisión de investigación sobre corrupción política que analice la problemática global de esta lacra. La cuestión, según explica, es determinar si los partidos tienen o no responsabilidad en la proliferación de estas prácticas y conocer qué mecanismos de control que tienen y cuáles son las actuaciones que llevan a cabo una vez identificado un caso de corrupción en sus filas.
Aunque los independentistas catalanes aclaran que ello no significa que los políticos o que los partidos sean corruptos, defiende que si no se aborda "en profundidad" el problema de la corrupción, si no se analizan las casuísticas y las medidas a adoptar para prevenir y sancionar, y si los partidos intentan "encubrir" los casos de corrupción y "las manzanas podridas" en lugar de colaborar activamente con la justicia, éstos acabarán siendo "encubridores y cómplices" de la corrupción.
PAGAN JUSTOS POR PECADORES
Algo que no sólo terminará afectando a los partidos con cargos que han mantenido conductas "inadecuadas" o que no han actuado con la "debida" diligencia en contra de las mismas, sino también a todos los partidos políticos y a la credibilidad de las instituciones.
"La corrupción de algunos políticos acaba abonando la injusta proclama de que todos los políticos roban, que todos los políticos son iguales o que los partidos no tienen interés en acabar con la corrupción porque todos tienen casos de corrupción o, peor aún, responsabilidades en ella", concluye el texto de ERC.