Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 54% de vascos apoya que los presos de ETA acepten la legalidad penitenciaria para lograr beneficios y un 21% se opone

La ciudadanía vasca se divide entre un 42% que apoya que Otegi pueda ser candidato a lehendakari, y un 37% que se posiciona en contra
El 54% de los vascos apoya que los presos de ETA acepten la legalidad penitenciaria para obtener beneficios, frente al 21% que manifiesta lo contrario, según los datos recogidos por el VI DeustoBarómetro Social que elabora semestralmente la Universidad de Deusto, con una muestra de 1.000 entrevistas online realizadas la última semana del pasado mayo.
Según el informe, que han presentado este viernes sus responsables, María Silvestre y Braulio Gómez, el 83% de los vascos está muy o bastante de acuerdo con la afirmación de que "en ningún caso se puede justificar la violencia para alcanzar fines políticos", frente a solo un 6% que se declara poco o nada de acuerdo.
Sobre las medidas que debería adoptar el Gobierno central respecto a los presos de ETA, el 32% se muestra de acuerdo con la concesión de las amnistía a todos los presos (6%), a los arrepentidos (5%), a los que no tienen delitos de sangre (9%), y a los arrepentidos sin delitos de sangre (12%).
Por el contrario, el 44% se muestra de acuerdo con el cumplimiento íntegro de las penas impuestas, acercándoles a sus lugar de residencia (35%) y sin acercarles (9%). El 54% apoya que los presos de ETA acepten la legalidad penitenciaria para obtener beneficios, frente al 21% que manifiesta lo contrario.
En cuanto a la utilidad de los encuentros entre víctimas y exmiembros de ETA, el 54% los considera muy o bastante útiles, y un 27% los cree poco o nada útiles. Además, el 52% cree útiles los testimonios de las víctimas en las escuelas, frente al 25% que opina lo contrario.
Por otro lado, el 53% de los entrevistados asegura sentirse muy o bastante libre de expresar sus opiniones políticas en cualquier situación, mientras que un 36% afirma lo contrario.
Para el 79% de los vascos, en la actualidad en Euskadi se vive en una situación de paz, una afirmación con la que un 11% está poco o nada de acuerdo.
OTEGI
Por otro lado, un 42% de los encuestados apoya que el secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, excarcelado el pasado mes de marzo tras cumplir seis años y medio de prisión por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna por orden de ETA, pueda ser candidato a lehendakari, mientras que un 37% se posiciona en contra de que pueda concurrir a los próximos comicios vascos.
En relación a la actuación de las distintas instituciones y actores para consolidar la paz en el País Vasco, los encuestados cree que no están haciendo nada el Gobierno central (47,7), el PP nacional (59,8%), el PP vasco (46,4%), UpyD (43,5%), la AVT (32,1%), y ETA (23,4%).
Por el contrario, opinan que están haciendo bastante el Gobierno vasco (36,7%), el PNV (33,4%), EH Bildu (25,8%), las asociaciones en defensa de los presos (23,2%), y ETA ( 20%).
Preguntados por las condiciones necesarias para que el proceso de paz avance, el 58,3% cree que debería darse el desarme y autodisolución de ETA, un 43,2% el reconocimiento del daño causado por parte de los presos de ETA, el 28,6% el establecimiento de un marco ético común en el que sustentar la convivencia, el 28,1% la reparación de todas las víctimas, y el 25,2% la colaboración de los terroristas con las justicia para esclarecer atentados sin autoría.
El 23,4% también cree necesario que se dé la reinserción de las personas presas, el 24,3% el reconocimiento a decidir del pueblo vasco, el 25,4% la apertura de un diálogo entre el Gobierno español y ETA sin condiciones previas, el 21,2% la apertura de un diálogo entre el Gobierno vasco y ETA sin condiciones previas, y el 8,7% que se rebajen las exigencias de la Ponencia de Paz para que EH Bildu pueda asumirlas.