Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA quiso matar a Aznar con un lanzamisiles

Fuentes de la investigación han señalado que estas manifestaciones figuran en la declaración que Pedro María Olano prestó ante las Fuerzas de Seguridad tras su detención en la noche del pasado día 7. Sin embargo, hoy ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernanado Grande-Marlaska, no las ha ratificado.
En cambio el juez ha ordenado su ingreso en prisión incondicional, acusado de los delitos de integración en ETA, depósito de armas de guerra y explosivos y de conspiración para atentar contra el ex presidente del Gobierno.
Tres intentos
Marlaska considera que Olano formaba parte de un talde de ETA al que le hizo entrega "en tres ocasiones" de un lanzamisiles con el objetivo de atentar contra Aznar, "aprovechando sus traslados al País Vasco" con motivo de las elecciones autonómicas de 2001.
Según el juez, la entrega de este lanzamisiles "se materializó hasta en tres ocasiones" siendo devuelto otras tantas por el no funcionamiento del mismo.
Fuentes jurídicas han explicado que Olano "lleva años trabajando para ETA" y que su cometido era suministrar explosivos y armas a los distintos comandos de la organización terrorista, un material escondido en distintos zulos, de los que, según las fuentes, el acusado ha revelado la localización de tres.
Es decir, según las fuentes consultadas, el acusado actuaba supuestamente de enlace entre el aparato de logística de la banda terrorista y los 'comandos' operativos, transportando material para la comisión de atentados entre España y Francia.
Condenas previas
Olano, vecino de Lizartza (Guipúzcoa) fue detenido el pasado día ocho por colaboración con ETA. Anteriormente ya había sido condenado a dos años de prisión por amenazar de muerte en 2007 a la alcaldesa de esta localidad, Regina Otaola (PP). 
A partir de la declaración a la Guardia Civil, el Instituto Armado trabaja para verificar su autenticidad. En el año 2004 en sendos zulos etarras en Francia fueron descubiertos dos de estos lanzamisiles tierra aire modelo SAM-7, de origen y fabricación rusa. 
Posteriormente, la banda terrorista en una entrevista concedida a Gara desmintió que esos misiles tuvieran como finalidad atentar contra el Rey, aunque confirmaron que tres veces lo habían intentado contra el avión de José María Aznar.
EBP