Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA vuelve a matar ocho meses después

Después de casi 8 meses sin matar, la banda terrorista ha vuelto a hacerlo, en lo que supone un salto cualitativo en sus actividades, ya que se trata de la primera ocasión en la que asesina a un policía francés, duodécima víctima de los terroristas desde la ruptura de la tregua.
Desde el atentado de la T-4 en el aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre de 2006, en el que murieron los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, ETA ha asesinado, además, a otras 10 personas, de las cuáles 5 eran guardias civiles.
El último asesinato de la banda terrorista hasta el de ayer fue el de Carlos Saénz de Tejada y Diego Salvá, guardias civiles que murieron el 30 de julio de 2009, por la explosión de una bomba lapa adosada a su vehículo en Palmanova, en el municipio de Calviá, próximo a Palma de Mallorca.
Además de estos dos agentes, el año pasado ETA mató el 19 de junio al policía nacional Eduardo Puelles García, quien murió en Arrigorriaga (Vizcaya) también por la explosión de una bomba lapa en los bajos de su coche.
Cuatro fueron las víctimas de ETA en 2008: el ex concejal socialista Isaías Carrasco (7 de marzo), el guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón (14 de mayo), el brigada del Ejército Luis Conde de la Cruz (22 de septiembre) y el empresario Ignacio Uría (3 de diciembre).
El año anterior, el 1 de diciembre de 2007, los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero fueron asesinados en la localidad francesa de Capbreton.
A esa macabra lista se sumó anoche el policía francés asesinado en la localidad de Dammarie- Dammarie-les-Lys.   EBP