Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ébola- Morenés y Hagel posponen su reunión tras una alarma por posible caso de ébola en el Pentágono

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, y su homólogo estadounidense, Chuck Hagel, se reunirán finalmente este viernes, aunque han retrasado la hora prevista de su encuentro tras una alerta activada en el Pentágono por un posible caso de ébola, según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio español.
El titular de Defensa español mantendrá un encuentro en Washington a partir de las 18.15 horas (01.15 horas del sábado en España) con su homólogo norteamericano tras posponer una primera reunión prevista horas antes después de que una mujer que había vuelto recientemente de África vomitara en uno de los aparcamientos del Departamento de Defensa de Estados Unidos y se activara la alerta por un posible caso de ébola.
La utilización de bases españolas para el tránsito del contingente que va a enviar Washington a África occidental para luchar contra el brote de ébola será uno de los principales asuntos que abordarán ambos ministros.
Las bases españolas, previsiblemente las de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz), serían utilizadas por el Ejército norteamericano para el repostaje de sus aeronaves y descanso de sus tripulaciones en los vuelos que tengan que realizar para trasladar el material necesario al continente africano.
El otro asunto más importante que se pondrá sobre la mesa hoy en Washington será la aportación que hará España a la coalición internacional que lidera Estados Unidos para contener el avance del Estado Islámico en Irak y Siria.
Esta nueva misión de las tropas españolas, anunciada por Morenés el pasado viernes tras su aprobación por el Consejo de Ministros, consistirá en el despliegue de unos 300 militares que se encargarán de formar y entrenar a personal del Ejército iraquí, concretamente en desminado y operaciones especiales.