Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejecutivo aragonés se persona en el caso de tráfico ilegal de medicamentos

El Ejecutivo de Aragón se personará en el caso de tráfico ilegal de medicamentos, al acordarlo el Consejo de Gobierno este martes, ha informado el consejero de Presidencia y Justicia, Roberto Bermúdez de Castro. Instruye el asunto el Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Bermúdez de Castro ha destacado el "perjuicio económico" ocasionado por esta red de "presunta corrupción". En una nota, el Ejecutivo ha resaltado que el tráfico ilegal y la exportación ilícita de medicamentos "ocasionan un importante daño a la salud pública", porque provocan desabastecimiento y el deterioro de los mismos.
Así, el Ejecutivo ejercerá las acciones judiciales penales y civiles que correspondan por los daños causados al Servicio Aragonés de Salud. La voluntad del Gobierno regional "ha sido desde el principio colaborar con la Justicia para combatir el tráfico ilegal y la exportación ilícita de medicamentos", han apuntado.
PLANIFICACIÓN
Además, el Departamento de Sanidad ha estado trabajando para que no existieran problemas de abastecimiento de medicamentos ni en Zaragoza ni en las zonas rurales donde han sido cerradas las farmacias implicadas en el presunto fraude investigado.
En esa línea, la Guardia Civil ha ido informando previamente al Departamento de Sanidad de los pasos que iban a dar contra dichos establecimientos farmacéuticos a fin de evitar los referidos problemas.
Para evitarlos se han reorganizado las guardias en la capital aragonesa y se han establecido contactos con farmacéuticos de poblaciones cercanas a los pueblos con las farmacias intervenidas para que atiendan las necesidades de sus vecinos.
Las investigaciones se iniciaron a raíz de que varios usuarios denunciaran ante la Inspección de Farmacia del SALUD la imposibilidad de retirar de su farmacia la medicina prescrita mediante receta electrónica.
Tras las averiguaciones realizadas por el Departamento de Sanidad se comprobó que en estos casos la medicación aparecía como dispensada en una farmacia que no correspondía al lugar de residencia de los usuarios.
Aunque el tráfico ilegal y la exportación ilícita no ocasionan un perjuicio económico al SALUD de forma directa, es claro que induce a la defraudación al SALUD a través de la falsificación de recetas y facturación fraudulenta de las mismas, al poder utilizar para aquel fin los cupones, precintos de los medicamentos desviados, especialmente aquellos que tienen un mayor coste.