Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ejército del Aire dice que las averías de los Airbus fueron menores y que busca reforzar el mantenimiento en el exterior

El JEMA afirma que intervenciones aéreas como la de Irak sirven para "evitar que ocurra algo" pero es difícil que traigan solución permanente
El Jefe del Estado Mayor del Aire, general Francisco Javier García Arnaiz, ha asegurado este martes que las averías que han sufrido los Airbus del 45 Grupo, en los que viajan las autoridades, han sido "menores" pero, en todo caso, ha afirmado que se está intentando "incrementar el apoyo sobre todo en el exterior", en conversaciones con las empresas con las que está contratado el mantenimiento.
Además, aunque las averías no han sido "graves", ha relatado que se han "revisado" algunas de las formas de actuar, para garantizar que todas las "misiones" se cumplen. De hecho, ha recordado que sólo se canceló una misión --un viaje del entonces Príncipe de Asturias a Brasil-- "y por voluntad de la persona" que viajaba.
García Arnaiz se ha expresado así en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press en la que ha defendido que en esas averías también hubo "mala suerte", y es que en los aviones había "muchos periodistas": "Automáticamente lo transmiten por Twitter y antes de que me entere yo está ya en toda la prensa", ha dicho.
Además, ha subrayado que los aviones del 45 Grupo "vuelan bastante" y que se trató de "averías bastante pequeñas que producen retrasos que son normales en cualquier línea aérea". Y ha relatado que sólo hay dos Airbus y que no se usan sólo para trasladar a las autoridades, sino también para evacuaciones médicas --como fue el caso de los trasladados por ébola a España-- o relevos de contingentes.
Por otro lado, García Arnaiz ha destacado que en los Presupuestos Generales del Estado para 2015 se recorta "muy poquito" el presupuesto del Ejército de Aire, "una satisfacción" tras ocho años de recortes.
NO HAY OPERATIVIDAD TOTAL
Con todo, ha admitido que el Ejército del Aire no puede conseguir un alto índice de operatividad porque para eso necesitaría hacer entre 95.000 y 100.000 horas de vuelo para mantener entrenados a los pilotos, y sólo se están haciendo entre 65.000 y 67.000. "No vamos a estar entrenados más que en un 70 por ciento", ha resumido.
Según ha explicado, lo que se hace es tener a un grupo, relacionado con el núcleo de la fuerza conjunta, muy entrenado tanto para la seguridad del vuelo como para la operatividad, y otro grupo que está muy entrenado para la seguridad del vuelo pero para la operatividad necesitaría algún entrenamiento más en caso de crisis o conflicto, pero el general entiende que en ese caso se destinarían más recursos.
¿COMPRA DE DRONES?
También ha apuntado que, cuando la situación económica permita poner en marcha nuevos programas de compra de armamento, los aviones remotamente tripulados (conocidos como 'drones') serán seguramente una de las nuevas capacidades que habrá que adquirir. Actualmente el Ejército del Aire dispone de algunos llamados "de tipo 1" para vigilar sus propias operaciones cuando está desplegado.
Por último, se ha referido a las operaciones áreas de varias países contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, y ha admitido que los países occidentales tienen "un recuerdo no muy agradable de las confrontaciones en esa zona" y por eso han evitado enviar tropas de tierra.
Sin embargo, se ha mostrado convencido de que con una intervención aérea se puede "evitar que ocurra algo" pero es bastante más difícil conseguir cambiar las cosas sobre el terreno y dar una solución permanente.
De hecho, ha apuntado que de las dos operaciones internacionales en las que sólo se utilizó fuerza aérea, Kosovo y Libia, en el primer caso sí se estabilizó la situación pero no en Libia, y ha reconocido que en este país "tampoco se buscaba una solución del problema sino una evitación del problema que había en ese momento".
Garía Arnaiz ha admitido que el EI es "terrorismo en su acepción más pura" y que es "muy difícil de evitar porque los que han decidido utilizar esa metodología no son cuatro ni cinco, y no solamente con la fuerza se les puede convencer de q lo abandonen".