Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elosua dijo que el soplo buscaba "no fastidiar el proceso", según su yerno

El hijo político del dueño del bar 'Faisán' solo recuerda que el individuo que facilitó el teléfono a su suegro era "moreno"
El dueño del bar 'Faisán', Joseba Elosua, trasladó a su yerno Carmelo Luquin que el autor del chivatazo al entramado de extorsión de ETA buscaba "no fastidiar el proceso", según ha declarado este último durante el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por estos hechos.
El fiscal Carlos Bautista ha preguntado a este testigo si su suegro le mencionó que el autor de la delación quería "no fastidiar el proceso" mientras viajaban hacia Bayona para reunirse con el presunto enlace de ETA José Antonio Cau. "Creo recordar que sí", ha respondido.
Ante el tribunal, presidido por el magistrado Alfonso Guevara, Luquin ha dicho recordar que su suegro hizo alusión a otras expresiones que utilizó el autor de la filtración. Entre ellas, la persona que estaba al otro lado del teléfono le habló de una cena en la sidrería de Oiartzun en la que intervino el dirigente del PNV, ahora fallecido, Gorka Aguirre y de una entrega de "nueve botellas de vino", que harían referencia a nueve millones de pesetas (54.000 euros) procedentes de la extorsión.
"¿Su suegro le comentó que le habló de la situación política o algo parecido?", ha cuestionado el representante del Ministerio Público, a lo que el testigo ha asentido mientras ha añadido que Elosua pensaba que había sido obra de "un txakurra" --término en euskera atribuido a los policías-- porque dijo que la persona que le pasó el teléfono le dijo que iba a hablar con un "compañero". Además, le previno de no hablar a través de su móvil ni hablar con nadie sobre lo que acababa de ocurrir.
El yerno del dueño del bar 'Faisán' ha recordado que Elosua se presentó ese día "un poco ofuscado" en su perfumería y le hizo mirar a través de la ventana a la persona que le había pasado el teléfono desde el que le advirtieron de la inminente detención de Cau. No obstante, el testigo ha recordado únicamente que era "moreno", sin dar más detalles sobre su apariencia física.
Ante las condiciones que presentaba Elosua, Luquin se ofreció a trasladarle hasta Francia para contactar con Cau. Hicieron una parada en un bar para contactar con el presunto etarra, con quien almorzaron poco después en las cercanías de Bayona y a quien entregaron "un montón de periódicos".
EL HIJO Y LA MUJER DE ELOSUA DECLARAN EN EL JUICIO
Joseba Elosua Llanos, hijo del dueño del bar 'Faisán', ha relatado, por su parte, que ese día no vio a nadie "poner un teléfono en la oreja" de su padre y que éste le pidió su móvil porque "no quería hablar desde el teléfono" del establecimiento. "En ese momento, estaba un poco alterado", ha añadido.
Después de tres intentos frustrados por contactar con el presunto enlace de ETA José Antonio Cau, su progenitor se dirigió hacia Bayona para reunirse con él. Según ha dicho, era Cau Aldanur quien acudía "asiduamente" al bar, a donde también fue con posterioridad al día del chivatazo.
La mujer de Elosua, Avelina Llanos, ha afirmado que aquel 4 de mayo de 2006 un individuo se le acercó por detrás y le preguntó la dirección del edificio Gazteluzar, tras lo cual ha dicho no acordarse si su marido viajó hasta Francia y ha negado que le trasladase que pudiera ser la misma persona que le facilitó el teléfono del chivatazo.