Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Embajada en Bangkok aconseja a los españoles que no salgan a la calle

La Embajada de España en Bangkok aconsejó hoy a los españoles que se encuentran en la capital tailandesa que no salgan a la calle, por el peligro que representa la operación que lleva a cabo el Ejército para acabar con las manifestaciones antigubernamentales en el corazón comercial de la ciudad.
"Dada la situación en el día de hoy, se recomienda a todos aquellos que se encuentren en la capital que permanezcan en sus domicilios mientras se mantenga la operación militar en el centro de la ciudad", señaló la misión diplomática mediante un comunicado.
Al menos cuatro personas han muerto, incluido un periodista italiano, y más de 50 han resultado heridas desde que el Ejército empezó a avanzar sobre el campamento de los llamados "camisas rojas" o manifestantes antigubernamentales.
El portavoz en funciones del Gobierno, Panitan Wattanayagorn, señaló en un mensaje televisado que la fase inicial de la operación militar ha sido un éxito, aunque admitió que algunos de los cabecillas del frente rojo han escapado.
Varias decenas de manifestantes han sido detenidos, entre ellos más de veinte paramilitares de los equipos de seguridad de los "camisas rojas", a quienes se les incautaron armas de fuego.
Los soldados, que tras derribar las barricadas avanzaron por el interior del campamento de los "camisas rojas", han detenido la operación para facilitar la salida de los manifestantes, la mayoría de ellos congregada alrededor del escenario montado en el centro del campamento, relataron a Efe testigos.
Wattanayagorn indicó que la operación militar continuará a lo largo del día y que el objetivo por ahora es "asegurar el perímetro" del campamento.
Tailandia atraviesa una profunda crisis política fruto de la lucha por gobernar entre los detractores y partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en el golpe militar de 2006 y quien dirige la protesta desde el exilio.