Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empezar a pescar en Níger

Ramón es un empresario valenciano que hace más de 12 años buscó en el mapa algún lugar del mundo donde se cultivara la chufa. Así encontró Níger. Ahora compra producciones de chufa a cooperativas y empresarios nigerinos y la transporta a España donde las procesa. Su destino: harinas, cosméticos a base de aceite de chufas y una pequeña parte se dedica a la producción de horchata.
Un negocio rentable
Un negocio rentable, reconoce Carrión. El empresario valenciano no nos ha precisado el montante de sus ganancias. Si nos ha dicho cuanto paga a una mujer nigerina: un euro y medio por limpiar un saco de 80 kilos de chufas y quitarles todas las impurezas de la cosecha. Con un enorme plato las mujeres mueven las chufas las lanzas al aire y así las quitan las piedras, los palos o el carbón que se cuela en los sacos cosecheros. Trabajan a destajo. Muchas con sus bebés a la espalda y con sus hijos de corta edad junto a ellas. Cada saco que limpian son mil francos nigerinos. Un saco de arroz con el que come una familia cuesta 16.000 francos. Habría que decir costaba porque en el último mes el precio del arroz ha subido un 33% y ahora cuesta 24.000.
Son datos sobre el terreno de la crisis alimentaria que se avecina. Un problema más que grave si tenemos en cuenta que según datos de la FAO, el incremento de los precios de los alimentos básicos podría arrojar a la hambruna a 100 millones más de personas. Con lo que la población mundial que pasa hambre se elevaría a 900 millones de seres humanos.
Con este horizonte la vicepresidenta del Gobierno ha querido que el previo del encuentro de 'Mujeres por un mundo Mejor' sea un monográfico sobre alimentación y cambio climático con los cinco paises más pobres del mundo: Malí, Níger, Guinea-Bissau, Burkina Faso y Sierra Leona. En este encuentro, España se ha comprometido a tener a estos cinco países en su atención preferente no sólo con políticas de cooperación a medio y largo plazo sino que ha puesto sobre la mesa 25 millones de euros para planes de choque para ya mismo, porque decía María Teresa Fernández de la Vega no solo hablamos de cifras sino de la vida o la muerte de muchos seres humanos.
Entre inyecciones urgentes de ayuda de emergencia e incipientes inversiones en el continente africano de empresarios españoles ha transcurrido la jornada de este domingo de Informativos Telecinco en Níger.