Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erkoreka cree que la solución para Cataluña es negociar fórmulas para que pueda "pronunciarse libre y democráticamente"

Dice que es "urgentísimo" abordar un debate sobre la Constitución ante las "voces" que denuncian que ha quedado "obsoleta"
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, cree que la situación de Cataluña "tiene arreglo fácil" que pasa por "atender su reivindicación de poder votar" y considera que "la solución radica en acordar, en negociar y en buscar de manera consensuada fórmulas" para que los catalanes puedan "pronunciarse libre y democráticamente" sobre su futuro político. Además, asegura que es "urgentísimo" abordar un debate sobre la Constitución ante las "voces" que denuncian que ha quedado "obsoleta".
En una entrevista concedida a Onda Cero, recogida por Europa Press, Erkoreka ha destaca que es "evidente que hay una demanda creciente" para que haya una reforma constitucional, aunque ha apuntado que otra cosa es que el contenido de la modificación "sería muy difícil de consensuar".
"Son muchos los que piden, reclaman y exigen esa reforma constitucional, pero hay pocas coincidencias entre lo que unos piden y los otros reclaman. La dificultad radicaría ahí, en alcanzar un consenso en lo que hay que reformar y, sobre todo, en la dirección en la que hay que reformar", ha añadido.
A su juicio, "es urgentísima una reflexión y un debate abierto en torno a esa cuestión porque son un clamor ya las voces que hablan de que la Constitución ha quedado obsoleta, pertenece a una época, el año 78, en la que muchos de sus conceptos tuvieron un cierto sentido, pero la sociedad ha cambiado muchísimo desde entonces".
En cuanto al proceso catalán, manifiesta que tiene "un arreglo fácil" como es "atender la reivindicación catalana que, en este momento, se centra exclusivamente en poder votar". "Y hemos visto que en Escocia ese tipo de reclamaciones, en un contexto perfectamente democrático, pueden tener un cauce y una solución. Por tanto, tiene arreglo", añade.
En este sentido, indica que "lo que no se acaba de comprender a estas alturas es esta cerrazón absoluta antipolítica del Gobierno central en la que todo parece indicar que mandan los abogados del Estado y se impone la juridicidad estricta en la acepción y en la interpretación más estricta de los preceptos constitucionales, y no parece haber capacidad política para dar respuesta a problemas políticos".
"De eso estamos hablando, de un problema político que requiere una respuesta política y no una respuesta estrictamente jurídica en manos de los abogados del Estado", puntualiza.
9-N
Josu Erkoreka señala que habrá que ver si los catalanes votan o no el próximo 9 de noviembre y señala que "la consulta no lo arregla todo, evidentemente, pero como tampoco la suspensión acordada por el Tribunal Constitucional arregla nada".
"Ni cierra ni resuelve ni acaba con ningún problema. Todo lo contrario, el problema continua ahí, y probablemente exacerbado y crecido, como consecuencia de que esta reivindicación mayoritaria de la sociedad catalana se está encontrando con una oposición cerril por parte del Gobierno central que puede reactivar y estimular más aún el tono de la reivindicación", subraya.
Por ello, dice que la solución radica "en acordar, en negociar y en buscar de manera consensuada fórmulas que sirvan para dar cauce a esta reivindicación de la sociedad catalana, que, en última instancia, no pide más que poder pronunciarse libre y democráticamente en torno a lo que considera que debe ser su futuro político".
"Es lo único que está en la mesa, hablamos de votar, no hablamos de otras cosas que puedan resultar más problemáticas. Votar en una democracia debería ser algo perfectamente normalizado", asegura.
EUSKADI
Josu Erkoreka afirma que el Gobierno vasco "donde sitúa, en primer lugar, la necesidad de abordar el futuro del autogobierno vasco y de alcanzar, en la medida de lo posible, acuerdos que sirvan para dar solución o dar cauce a esa aspiración de autogobierno de los vascos", es en el Parlamento vasco.
En este sentido, señala que Cataluña ha vivido unas experiencias "muy distintas" a las suyas. "Ellos no han conocido un fenómeno terrorista como el que hemos tenido aquí, que ha convulsionado y ha condicionado enormemente la vida política durante mucho tiempo, mancillando algunas reivindicaciones y dificultando objetivamente el hecho de que esas reivindicaciones políticas pudieran plasmarse, defenderse, e incluso encauzarse", añade.
De esta forma, destaca que Euskadi no tiene por qué seguir "exactamente igual" la trayectoria catalana. "Aquí primero tenemos pendientes encontrarnos con nosotros mismos, ser capaces de hacer un diagnóstico sobre lo que es la sociedad vasca en este momento, sobre lo que pretende y a lo que aspira; y sobre lo que los proyectos políticos de los diferentes partidos proponen en esa línea", ha resaltado.
Josu Erkoreka apunta que "hay un trabajo todavía que desarrollar aquí antes de presentarnos en Madrid con ningún otro planteamiento". "A partir de ahí, no vamos a anticipar lo que puede ser la toma de posición de Madrid en relación con una propuesta formulada por la sociedad vasca o por el Parlamento vasco. Vamos a situar el tema todavía donde está, y el reto, en este momento, está en el parlamento y, en concreto, en la ponencia de autogobierno recién constituida", asevera.
En su opinión, todavía es una "incertidumbre total saber qué puede resultar" de las elecciones generales del año que viene. "Es cierto que es previsible que el PP pierda su mayoría absoluta y que eso será, en principio, bueno para la vida política porque esa mayoría absoluta está siendo problemática de manera especial, al ser muy cerrada, muy intransigente y muy favorable a la imposición y al rodillo", manifiesta.
Erkoreka remarca que "nada, en principio, permite dar por seguro que un escenario postelectoral vaya a ser necesariamente mejor". "Porque imagínese que el PP sigue ganando las elecciones sin mayoría absoluta, pero ésta se la da UPyD. Pues, en materia de autogobierno, no creo que ese gobierno fuera a ser más favorable y más dispuesto a abrir la mano que lo que es el PP con mayoría absoluta", concluye.