Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erkoreka advierte a Rajoy de que "el problema catalán sigue vivo" y precisa "una solución" con su implicación

Afirma que no podrá "poner freno" al 'tsunami' catalán "invocando ritualmente una norma jurídica"
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha advertido al presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, de que "no porque la propuesta inicial de las instituciones catalanas" respecto a la consulta "no haya podido llevarse a cabo, se apaga el problema", sino que éste "sigue vivo" y precisa de "una solución" en la que se implique la Administración del Estado. Además, ha afirmado que no podrá "poner freno" al 'tsunami' catalán "invocando ritualmente una norma jurídica".
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogido por Europa Press, Erkoreka ha considerado que la solución buscada por Artur Mas, de sacar las urnas el 9 de noviembre como paso previo a unas elecciones plebiscitarias, era la única vía que le quedaba para cumplir con lo acordado por el Parlament catalán el 16 de septiembre pasado sobre la celebración de una consulta en el marco de la legalidad y con "garantías suficientes para ello".
"Lo cierto es que, desde entonces a aquí, los marcos legales se han restringido muchísimo porque finalmente se aprobó una Ley en el propio Parlament que ha sido recurrida y suspendida, y la convocatoria también ha sido objeto de suspensión, por lo que el marco legal se ha restringido muchísimo y el marco que les quedaba para poder actuar dentro de los marcos legales era francamente reducido", ha añadido.
El portavoz del Ejecutivo vasco ha querido poner "el acento" en que es el Gobierno de Mariano Rajoy el que debe dar pasos. "Yo he venido poniendo el acento en Madrid durante los últimos meses cada vez que he tenido que hacer alguna declaración a este respecto", ha añadido.
"INMENSA CERRAZÓN"
A su juicio, el Ejecutivo ha abordado la cuestión catalana con "inmensa cerrazón", y sobre todo, le ha llamado la atención "la actitud refractaria con la que se ha mostrado el Gobierno central a la hora de reconocer un problema político que requiere de una solución política".
"Y hemos visto a un Gobierno central refugiado en posiciones estrictamente jurídicas, en actitudes que son las del Abogado del Estado. Me parece bien que un Gobierno se asesore bien desde el punto de vista jurídico, pero, cuando tiene que afrontar un problema de estas características, las soluciones jurídicas no pueden ser el primer plato", ha manifestado.
En esta línea, ha apuntado que puede ser "un marco determinado, voluble, moldeable, adaptable, pero, en ningún caso, puede ser una especie de muro de contención como ha sido en este caso".
"Aquí han faltado reflejos, ha faltado flexibilidad, ha faltado cintura, y yo creo que todavía el Gobierno central tiene ante sí un gran reto, el de dar respuesta y satisfacción a una demanda mayoritaria de la sociedad catalana que viene como un 'tsunami' y a la que no se le puede poner freno invocando ritualmente una norma jurídica. Es una manera equivocada de afrontar este problema", ha apuntado.
"NO QUERER Y NO PODER"
Josu Erkoreka cree que un presidente del Gobierno "siempre debe poder hacer algunas cosas". "Creo que aquí se solapan el no querer con el no poder. Yo creo que ni puede ni quiere", ha añadido.
A su entender, "no puede porque, como máximo responsable de una institución, das por supuesto que no vas a dar absolutamente ningún paso que tus asesores jurídicos te digan que no puedes dar, y no vas a buscar la flexibilidad ni cauces de solución política".
"En ese caso, invoca ritualmente la asesoría jurídica y la Constitución y no puede. Y, además, es evidente que tampoco quiere, le ha incomodado enormemente este debate desde el principio, y no ha tenido capacidad, reflejos y creatividad para dar una solución imaginativa a un problema que no se ha resuelto. El problema continua ahí", ha aseverado.
En este sentido, ha señalado que "no porque la propuesta inicial de las instituciones catalanas no haya podido llevarse a cabo se acaba el problema en Cataluña", sino que "sigue vivo, igual que ayer y antes de ayer, y reclama una solución en la que se tiene que implicar necesariamente el Gobierno central".